Plan para el Control de Vectores de la OMS hasta 2030

20 08 2017

Las enfermedades transmitidas por vectores, que suponen una gran amenaza para la salud de las sociedades en todo el mundo, son causadas por virus, bacterias y parásitos transmitidos al ser humano por mosquitos, flebótomos, chinches triatomíneas, simúlidos, garrapatas, moscas tsetsé, ácaros, caracoles y piojos.

Original Title: Aa_5120a.jpg

aedes

Las enfermedades humanas de transmisión vectorial con mayor importancia mundial son el paludismo, el dengue, la filariasis linfática, la esquistosomiasis, la fiebre chikunguña, la oncocercosis, la enfermedad de Chagas, la leishmaniasis, enfermedad por el virus de Zika, la fiebre amarilla y la encefalitis japonesa.

Otras enfermedades transmitidas por vectores, como la tripanosomiasis humana africana, la enfermedad de Lyme, la encefalitis transmitida por garrapatas y la fiebre del Nilo Occidental tienen una importancia local en zonas o poblaciones específicas.vinchuca

 

Las principales enfermedades transmitidas por vectores representan alrededor del 17% de la carga mundial estimada de enfermedades transmisibles y causan más de 700.000 muertes al año. Las zonas tropicales y subtropicales son las más afectadas.

Más del 80% de la población mundial vive en zonas en las que hay riesgo de contraer al menos una de las principales enfermedades transmitidas por vectores, y más del 50% de la población mundial, en zonas en las que hay riesgo de contraer dos o más.

Achatina fulica 240

El riesgo de infección es particularmente elevado en pueblos y ciudades, donde los mosquitos Aedes Culex proliferan gracias a un hábitat favorable y donde hay mucho contacto con los seres humanos. Las tasas de morbilidad y mortalidad suelen ser desproporcionadamente altas entre las poblaciones más pobres.

Quienes sobreviven a estas enfermedades pueden quedar discapacitados o desfigurados para siempre, agravando aún más su situación.

Las enfermedades transmitidas por vectores suponen una enorme carga económica y limitan el desarrollo tanto rural como urbano.

Original Title: Sandfly_15-11.jpg

Aunque se han registrado logros notables en la lucha contra el paludismo, la oncocercosis, la filariasis linfática y la enfermedad de Chagas, la carga de muchas otras enfermedades transmitidas por vectores ha aumentado en los últimos años.

Desde 2014, grandes brotes de dengue, paludismo, fiebre chikunguña y fiebre amarilla han azotado a distintas poblaciones, provocando numerosas muertes y colapsando los sistemas de salud en muchos países.

En 2016, las infecciones por el virus de Zika y sus complicaciones se propagaron rápidamente en la Región de las Américas de la OMS y más allá, afectando a personas y familias, y causando trastornos sociales y económicos.Garrapata Ixodes_Ricinus

Factores sociales, demográficos y medioambientales han alterado las características de la transmisión de los patógenos y han provocado la intensificación, la propagación geográfica, la reemergencia o la ampliación de las temporadas de transmisión.

En particular, la urbanización no planificada, la ausencia de una red fiable de suministro de agua y la gestión inadecuada de los residuos sólidos y de las excretas pueden exponer una gran cantidad de habitantes de pueblos y ciudades al riesgo de sufrir enfermedades víricas transmitidas por mosquitos.

La intensificación de los viajes y de los intercambios comerciales en todo el mundo, aunada a factores medioambientales como las alteraciones en el uso del suelo (como la deforestación) y el cambio climático, también podría tener un impacto. La combinación de todos estos factores influye considerablemente en las poblaciones de vectores y en las características de la transmisión de los patógenos.

Centrarse en los vectores que transmiten los patógenos es un enfoque preventivo eficaz contra la mayoría de las enfermedades de transmisión vectorial.

Las intervenciones que reducen el contacto entre el ser humano y los vectores y que disminuyen la supervivencia de los vectores pueden suprimir e incluso detener la transmisión.

Se sabe por experiencia que un control riguroso de los vectores permite reducir considerablemente la carga de las enfermedades.

Los buenos resultados en la lucha contra el paludismo, la malaria, la oncocercosis y la enfermedad de Chagas se deben en gran medida a un determinado compromiso político y a importantes inversiones en el control de vectores.

La reducción y la eliminación del paludismo en ciertas regiones son producto de actuaciones intensivas de rociado de DDT en las décadas de 1950 y 1960 y, más recientemente, de la distribución masiva de mosquiteros tratados con insecticida y el rociado de interiores con insecticidas de acción residual, también conocido como rociado residual intradomiciliario.

El uso a gran escala de larvicidas para reducir las poblaciones de vectores de la oncocercosis humana, aunado al tratamiento con ivermectina dirigido a la comunidad, ha contribuido considerablemente al retroceso de la enfermedad.

En lo que se refiere a la enfermedad de Chagas, la eliminación de los vectores domésticos mediante el rociado de interiores con insecticidas de acción residual y la mejora de la vivienda, además de un mejor análisis de la sangre de los donantes y un tratamiento de apoyo para las personas infectadas, han dado resultados muy positivos en los países del sur de América del Sur.

El control de vectores se implementó exitosamente contra el dengue y la fiebre amarilla en las Américas en las décadas de 1950 y 1960, y resultó eficaz contra el dengue en Singapur durante las décadas de 1970 y 1980 y en Cuba durante las décadas de 1980 y 1990.

La necesidad de un enfoque integral del control de vectores para hacer frente al impacto de las enfermedades transmitidas por vectores nunca ha sido tan apremiante.

La transmisión y el riesgo de las enfermedades transmitidas por vectores están cambiando de forma rápida debido a la urbanización no planificada, al aumento de los movimientos de personas y bienes, a cambios medioambientales y a problemas de naturaleza biológica, como la resistencia de los vectores a los insecticidas y la evolución de cepas de patógenos.

Metas, hitos y objetivos para el proyecto de respuesta mundial para el control de vectores, 2017-2030

2020 Hitos Objetivos
2025 2030
Reducir mundialmente la mortalidad por enfermedades de transmisión vectorial con relación al 2016 Al menos un 30% Al menos un 50% Al menos un 75%
Reducir mundialmente la incidencia de enfermedades de transmisión vectorial con relación al 2016 Al menos un 25% Al menos un 40% Al menos un 60%
Prevenir las epidemias de enfermedades de transmisión vectorial* Seguir previniendo las epidemias en todos los países sin transmisión en 2016 Prevenir las epidemias en todos los países

Detección rápida de los brotes epidémicos y reducción de estos antes de su propagación fuera de las fronteras del país.

Carga mundial de las principales enfermedades transmitidas por vectores, a marzo de 2017

Se incluyen algunas enfermedades transmitidas por vectores de importancia local específica, que se indican con sombreado gris.

Vector Enfermedad Número anual estimado o notificado de casos Número anual estimado de

muertes

Años de vida ajustados en función de la

discapacidad estimados

Mosquitos Paludismo 212.000.000 429.000 NA
Dengue 96.000.000 9.110 1.892.200
Filariasis linfática 38.464.000 NA 2.075.000
Chikunguña (Américas) 693.000

presuntos casos, 2015

NA NA
Enfermedad  por el virus de Zika (Américas) 500.000

presuntos casos, 2016

NA NA
Fiebre amarilla (África) 130.000 500* 31.000*
Encefalitis japonesa 42.500* 9.250* 431.552*
Fiebre del Nilo Occidental 2.588 111 NA
Simúlidos Oncocercosis 15.531.500 NA 1.135.700
Flebótomos Leishmaniasis mucocutánea 3.895.000 NA 41.500
Leishmaniasis visceral 60.800 62.500 1.377.400
Chinches triatomíneas Enfermedad de Chagas 6.653.000 10.600 236.100
Garrapatas Borreliosis (enfermedad de Lyme) 532.125 NA 10,5

por 100.000 habitantes

Países Bajos

Encefalitis transmitida por garrapatas

(norte de Eurasia)

10.000-12.000 NA 167,8 por 100.000

habitantes en Eslovenia

Moscas tsetsé Tripanosomiasis africana humana (África) 10.700 6.900 202.400
Caracoles Esquistosomiasis 207.000.000 200.000 2.613.300
Varios Otras: ** fiebre del Valle del Rift, virus O’nyong-nyong, virus Mayaro, fiebre hemorrágica de Crimea-Congo,

rickettsiosis, peste

NA NA NA

Ejemplos de éxito gracias al control de vectores

 

Lugar Año Enfermedad Intervención Impacto Ref.
Malasia 1900 Paludismo Gestión medioambiental: drenaje de criaderos, aclareo forestal. Marcada reducción de la enfermedad.
Cuba 1903 Fiebre amarilla Gestión integrada de vectores en La Habana: drenaje de aguas estancadas o aplicación de aceite, fumigación y aislamiento de pacientes con fiebre amarilla mediante pantallas y mosquiteros. Eliminación de la fiebre amarilla.
Panamá 1904 Paludismo y fiebre amarilla Gestión integrada de vectores: protección de los barrios habitados mediante pantallas, drenaje o rellenado de aguas estancadas, instalación de desagües, aplicación de larvicidas (aceite o verde de París). Reducción del paludismo a niveles bajos y eliminación de la fiebre amarilla.
Japón 1938-

1977

Esquisto-somiasis Control de vectores mediante cambios de las prácticas agrícolas, cementación de canales de agua y aplicación de molusquicidas. Interrupción de la transmisión de esquistosomiasis. Último caso registrado en humanos en 1977.
Brasil 1942 Paludismo Aplicación de larvicidas con verde de París y rociado de casas con piretroides de acción rápida. Eliminación de Anopheles gambiae, el vector de paludismo más eficiente del mundo (especieintroducida).
Mundo 1955-

1967

Paludismo Programa Mundial sobre Paludismo basado mayormente en el rociado de interiores con DDT y otros insecticidas de acción residual, control larvario y medicamentos antipalúdicos. Eliminación del paludismo en grandes regiones del mundo, en especial en zonas de clima más templado con transmisión estacional.
América Latina Décadas de 1950

y 1960

Fiebre amarilla y dengue Inspecciones de recipientes, aplicación de aceite en criaderos y posterior rociado perifocal con DDT de recipientes de agua y paredes próximas. Eliminación de Aedes aegypti de grandes partes de la región.
Túnez 1970-

1982

Esquisto-somiasis Estrategia integrada que combina quimioterapia masiva y control de caracoles mediante el uso de molusquicidas. Interrupción de la transmisión de la esquistosomiasis. No se ha detectado ningún caso autóctono desde 1982.

 

África Occidental 1974-

2002

Oncocer- cosis Aplicación aérea de larvicidas mayormente con agentes microbianos. Casi eliminación de la ceguera de los ríos en buena parte de África Occidental.
Singapur de 1970 hasta ahora Dengue Vigilancia entomológica y reducción de criaderos. Periodo de 15 años de baja incidencia del dengue.
América Latina 1991-

2005

Enfermedad de Chagas Rociado de interiores con insecticidas de acción residual, mejoras habitacionales y educación comunitaria. Disminución de la tasa de infestación y marcado declive en las tasas de infección de niños nacidos desde el comienzo del programa; interrupción de la transmisión interior en muchos países.
Cuba Décadas de 1980

y 1990

Dengue Intervenciones combinadas basadas en la comunidad, rociado de interiores con insecticidas de acción residual. Ningún brote, baja incidencia, la mayor parte de la isla libre de vectores.
Australia 2003 Dengue Rociado de interiores con insecticidas de acción residual. Efecto protector significativo cuando la cobertura es ≥ 60 % en

las instalaciones vecinas.

Trópicos 2000-

2015

Paludismo Mosquiteros tratados con insecticida de acción prolongada, rociado de interiores con insecticidas de acción residual y tratamiento rápido. Reducción del 50 % en la prevalencia del paludismo y reducción del 40 % en morbilidad.

 

Fuente: Organización Mundial de la Salud

Anuncios




Riesgos de la Venta al Público de Raticidas

7 08 2017

geltek-bloque

Los venenos usados para el control de roedores están ampliamente disponibles para su compra por el público en general en variados tipos de comercios como ferreterías, supermercados, viveros, etc.

 

 

 

La mayoría de este público en general no cuantifica ni califica el riesgo directo o potencial que tienen este tipo de venenos ya sea por ignorancia, negligencia, subestimación, etc.

A menudo, cuando realizamos trabajos de control de roedores, visitamos casas o edificios donde los propietarios colocaron previamente cebos en bloque o granulado ubicados en lugares de fácil acceso para niños o mascotas, como por ejemplo encima de la heladera, en un rincón del piso o guarda lo que le sobró en un cajón o alacena de la cocina o el lavadero.

Los venenos más comúnmente usados son cebos compuestos por una mezcla de sustancias comestibles como cereales, grasas mezclados con el veneno raticida.

Los cebos tienen la función de atraer a los roedores por medio del olor emanado por esas sustancias comestibles y que los coman.

Estos cebos tienen incorporado una sustancia amargante para prevenir la ingesta por humanos o mascotas, pero se da la excepción con niños pequeños que no han desarrollado todavía el sentido del gusto, siendo común el hecho que los confunden con golosinas, y también en perros que por glotones se los tragan sin dar la oportunidad de actuar al amargante.

A continuación, un ejemplo real de las consecuencias:

“Los niños del Jardín Nucleado N° 0-180, con sede en las instalaciones de la escuela N° 1-713 UniCEF Argentina, ubicada en San Javier, Rodeo de la Cruz, Guaymallén, Mendoza fueron intoxicados luego de consumir veneno para ratas durante una salida extra escolar.

La noticia nos llegó a través de las redes sociales y fue confirmada por la Dirección General de Escuelas, que brindó más detalles acerca del insólito episodio sucedido el pasado 28 de mayo, en la sala de 4 y 5 años del turno tarde de dicho establecimiento.

El pasado lunes 29 de Mayo de 2017, por el “Día Nacional de los Jardines de Infantes” los padres organizaron un festejo con familiares y alumnos. Al mismo, asistieron familiares con comida y dulces para celebrar.

Pero lo que nadie se imaginó es que habían cupcakes que estaban decorados con veneno para ratas.

El mismo lunes en horas de la noche, la familia que llevó las masitas contaminadas se percató del grave error que, según cuentan, fueron elaborados por la abuela de una de las alumnas que confundió el veneno de rata con confites de decoración.

En ese momento los familiares llamaron a las autoridades del jardín para explicar lo lo sucedido, e inmediatamente la maestra y la directora de la institución se comunicaron con los padres de los niños y éstos llevaron a los pequeños a diferentes hospitales donde fueron atendidos.

Finalmente, los niños no sufrieron daños y se encuentran a salvo. Por suerte, lo que podría haber resultado en tragedia no pasó a mayores.”

StormEstos cebos raticidas son anticuagulantes, es decir que actúan sobre la dinámica del sistema sanguíneo bloqueando su normal coagulación y provocando la muerte del animal por shock hemorrágico luego de 2 a 7 días de haberse ingeridos.

El movimiento de los rodenticidas en el organismo o toxico genética comprende la absorción o biodisponibilidad, o sea, la dosis y velocidad de ingreso al organismo del tóxico, que en el caso de los raticidas se absorben por el aparato gastrointestinal alcanzando en ratas concentraciones de entre 0,03 a 0,05 microgramos por mililitro en plasma dentro de las 4 horas.

Luego comienza la distribución hacia todo el organismo.

Sigue la biotransformación donde el toxico se concentra en el hígado llegando a su máximo a las 50 horas y durando hasta las 96 horas promedio cuando es excretado en forma parcial.

Rata-en-cañeriaCuando cualquier persona tiene problemas por presencia de roedores es comprensible que quiera resolverlo de inmediato y recurrir a el veneno más letal para ratas posible.

Sin embargo, hay un porque en el desarrollo de estos cebos y de su tiempo de acción.

Las ratas, normalmente, son muy desconfiadas de las cosas nuevas en el entorno que dan por conocido, lo que se llama neofobia.

Si hay varias envían a una como testigo para inspeccionar y consumir los nuevos alimentos que encuentran. Si este testigo muere en poco tiempo las demás advierten que ese alimento no es aceptable y buscarán otros. Si, en cambio, no padece ninguna alteración las otras ratas empezaran a comer con confianza.

Esto también es aplicable a las trampas y a los venenos instantáneos (actualmente prohibidos).

Como excepción a este comportamiento se dan casos de buen control con trampas de lauchas y crías de ratas por carecer de esa característica neofobica.

El tiempo que tardan los cebos anticuagulantes en hacer efecto es a la vez un pequeño seguro contra accidentes como el mencionado de Mendoza ya que, al ser advertida la ingesta, otorga la oportunidad de recurrir a la asistencia médica en el caso de las personas y a la asistencia veterinaria en el caso de las mascotas, teniendo como antídoto a la vitamina K1.

Fuente: Biología y control de ratas sinantropicas de Héctor Coto.

El Nueve.com

 

 

 





Costo del Virus ZIKA en América Latina

18 04 2017

Las epidemias de enfermedades tales como la fiebre amarilla, el ébola o la gripe pueden aumentar la desigualdad social y de salud y, en consecuencia, socavar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y su visión de “no dejar a nadie atrás”.

UNDP-RBLAC-Zika Madre con bebe

En este sentido, el virus del Zika, que se transmite principalmente por la picadura del mosquito Aedes aegypti, constituye una de estas amenazas.

A pesar de que el Zika ya no se considera una emergencia de salud pública de interés internacional, sigue representando una crisis de salud pública que afecta con mayor dureza a las comunidades más pobres y vulnerables.

El presente informe, Evaluación del impacto socioeconómico del virus del Zika en América Latina y el Caribe, es un análisis actualizado de las implicaciones sociales y económicas del virus del Zika.

Dentro de la incertidumbre considerable que rodea a la epidemiología actual y proyectada de la enfermedad, en este informe se utilizan tres escenarios para determinar el impacto potencial del virus en la región en función de diversos índices de transmisión.

Los tres escenarios son:

1) escenario de Zika basal (tasa de infección actual);

2) escenario de Zika medio (20% de la población infectada); y

3) escenario de Zika alto (73% de la población infectada).

El escenario de Zika alto, que refleja una perspectiva aparentemente radical, es aplicable sobre todo a los países del Caribe por su pequeño tamaño, aislamiento y terreno relativamente llano (lo cual facilita una propagación más rápida y extensa).

Se trata de condiciones similares a las de la Polinesia Francesa, donde la prevalencia del Zika alcanzó el 73%.

Salvo que se especifique lo contrario, los cálculos presentados en este resumen ejecutivo proceden del escenario de Zika medio, que establece una proyección de 60 millones de individuos infectados entre 2015 y 2017.

En primer lugar, la actual epidemia por el virus del Zika tendrá repercusiones a largo plazo con costos directos e indirectos para los países afectados.

A corto plazo, el costo de la actual epidemia se estima entre 7.000 y 18.000 millones de dólares en tres años (en los tres escenarios), o bien en un costo medio aproximado de 1.000 millones de dólares por cada incremento del 5% en la tasa de infección.

El mayor costo a largo plazo son los gastos directos e indirectos asociados a la microcefalia y al síndrome de Guillain-Barré.

El cálculo del costo total en la región durante la vida de los pacientes se aproxima a los 8.000 millones de dólares para los casos de microcefalia y a los 3.000 millones para los casos de síndrome de Guillain-Barré.

De estos costos totales, la parte más sustancial la representa la pérdida de ingresos de las personas con microcefalia, que quizá no puedan incorporarse al mercado laboral.

En segundo lugar, la epidemia del Zika plantea un verdadero reto de equidad.

Su impacto es desproporcional en los países más pobres de la región, así como en los grupos más desfavorecidos y vulnerables, sobre todo en las mujeres pobres de comunidades periurbanas.

Si bien se prevé que las economías más grandes como, por ejemplo, Brasil asumirán la mayor parte del costo absoluto, las mayores repercusiones se percibirán en los países más pobres, que pueden perder cada año más del 1 % del PIB (en el escenario de Zika alto).

La rápida urbanización de la región, acompañada de malas condiciones sanitarias y de infraestructuras deficientes en algunas zonas, ofrecen condiciones favorables para que el mosquito Aedes aegypti se multiplique y que, por lo tanto, aumente el riesgo de transmisión del virus del Zika.

La evaluación destaca que, al día de hoy, las comunidades y los hogares más pobres ya sufren de un acceso desigual a los servicios de salud, al agua potable y a unas buenas condiciones sanitarias y, además, su participación en el mercado laboral es inferior.

Por todo ello, son más vulnerables a los impactos del Zika. Sin lugar a dudas, esta enfermedad influye de forma negativa sobre el progreso en el cumplimiento de algunos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre los que se encuentran el ODS 1 sobre la pobreza; el ODS 3 sobre la salud y el bienestar, y el ODS 5 sobre la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

En tercer lugar, es preciso reforzar la preparación de las diferentes áreas regionales y nacionales y sus estrategias de respuesta, que deben involucrar a las comunidades.

La evaluación presenta los esfuerzos coordinados de los tres países objeto de estudio en el control de la propagación del Zika.

No obstante, la persistente disparidad social y la desigual cobertura de servicios de salud han dificultado que las respuestas nacionales lleguen a los grupos más vulnerables. A todo ello se le suma la escala y la incertidumbre e imprevisibilidad inherentes a la epidemia del Zika.

Las respuestas nacionales han tenido que hacer frente a diversos desafíos, incluida la modesta capacidad de los sistemas de vigilancia y diagnóstico, la atención limitada a los esfuerzos de prevención y las dificultades en la asignación y coordinación de los recursos.

Además, las respuestas nacionales no han sido uniformes en la región, tal y como demuestran los resultados variables y los distintos retos experimentados en los países objeto de estudio.

Se proponen seis recomendaciones:

En primer lugar, dado que es probable que el Zika se torne endémico, deben establecerse planes presupuestarios adecuados.

En vista del costo previsto, los países de América Latina y el Caribe deben definir planes de contingencia en el presupuesto que permitan respuestas amplias y contundentes.

Estos planes deben considerar el papel que desempeñarán los gobiernos nacionales, los donantes internacionales, los mecanismos regionales y los bancos multilaterales como, por ejemplo, el Banco Interamericano de Desarrollo.

En segundo lugar, deben integrarse los esfuerzos dirigidos a los diversos virus transmitidos por mosquito y adaptar cada enfoque en función de los efectos específicos de cada enfermedad.

El dengue, el chikungunya, la fiebre amarilla y el Zika son transmitidos por la misma especie de mosquito.

Dado el enorme costo combinado de estas enfermedades, sería rentable para los gobiernos invertir en estrategias a largo plazo que combatan el mosquito en lugar de los virus que propaga.

En la actualidad, se están realizando diferentes actividades en la región para integrar la detección, la prevención y la vigilancia de varios virus transmitidos por mosquitos y los distintos gobiernos deberían aplicar un enfoque integral similar a sus estrategias nacionales.

En tercer lugar, la equidad debe ser primordial en todas las estrategias del Zika y se deben proporcionar mecanismos de protección social adecuados para todas las personas afectadas.

Se calcula que los costos indirectos serán sustanciales.

Por ejemplo, los ingresos perdidos debido a las nuevas obligaciones de cuidado de la población infantil representan pérdidas potenciales que oscilan entre 500 y 5.000 millones de dólares para la región en el escenario de Zika alto.

En Brasil, el programa de protección social Bolsa Familia proporciona un subsidio adicional a las familias con niños que sufren microcefalia. Sin embargo, según la evaluación, los costos indirectos de la microcefalia en Brasil serán seis veces más de lo provisto por los subsidios del gobierno.

Por consiguiente, los sistemas de protección social deben ofrecer subsidios económicos proporcionales a los costos reales del cuidado de los niños, así como medios de subsistencia a las madres en riesgo de abandonar el mercado laboral de forma permanente.

En cuarto lugar, es necesario promover políticas públicas que favorezcan la igualdad de género y promuevan la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las comunidades afectadas.

La incorporación de los derechos humanos de las mujeres y niñas, incluidos sus derechos sexuales y reproductivos, es esencial para que cualquier respuesta frente al Zika sea efectiva.

Asimismo, todas las mujeres potencialmente afectadas deben tener acceso a información clara y actualizada sobre el Zika y a servicios de planificación familiar y diagnóstico prenatal.

En quinto lugar, debe desarrollarse un enfoque multisectorial de las enfermedades transmitidas por mosquitos a nivel nacional y regional.

Los factores que provocan la vulnerabilidad a las enfermedades transmitidas por mosquitos son normalmente cuestiones que van más allá del ámbito de la salud (p. ej. la vivienda, la desigualdad de género, la planificación y recursos urbanos, o el nivel socioeconómico).

Estos son algunos de los factores que influyen sobre la vulnerabilidad a la infección. Por ejemplo, un enfoque multisectorial para la gestión integrada del vector requeriría la intensificación de  acciones nacionales con alianzas que avancen hacia un objetivo común y utilicen estrategias, recursos y procedimientos consensuados.

Finalmente, es necesario involucrar a las comunidades en la lucha contra el Zika.

Las comunidades pueden estar implicadas en diversos aspectos de la prevención, desde la difusión de mensajes de salud pública hasta el monitoreo y los esfuerzos de control del vector a nivel comunitario.

Las comunidades deberían estar involucradas en la respuesta y el apoyo a las familias afectadas.

El éxito requiere un cambio de actitud, la participación activa de la comunidad y la implicación de todas las partes, incluidas las organizaciones de mujeres y religiosas.

Fuente: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).





La Eficiencia de la Picadura del Mosquito

21 02 2017

Fumigaciones PROPARK

Original Title: Aa_5120a.jpg

aedes

 

Para extraer sangre, los seres humanos, hemos inventado instrumentos como la jeringa que se compone de un tubo capilar acoplado a una bomba de succión por vacío.

La naturaleza, otra vez, nos demuestra que estamos muy lejos de llegar a imitarla.

Los mosquitos se alimentan naturalmente de sustancias azucaradas que están en las plantas para reponer compuestos ricos en energía que utilizan como combustible para el vuelo.

Las hembras también necesitan alimentarse de sangre de huéspedes vertebrados para poner huevos fertilizados en ambientes adecuados para su descendencia florezca.

Los mosquitos rastrean el dióxido de carbono que exhalan nuestros cuerpos. A medida que se acercan detectan el calor corporal y sustancias llamadas ácidos grasos volátiles que emanan.

Los ácidos grasos volátiles emitidos por la piel son bastante diferentes. Reflejan las diferencias entre hombres y mujeres, incluso lo que hemos comido. Esas señales son diferentes de persona a persona, pero todavía no se conoce porque los mosquitos prefieren más a unos que a otros.

El sistema gustativo y, más importante, el sistema olfativo, son cruciales para la aptitud de mosquitos en el medio ambiente. Tres grandes apéndices de la cabeza están involucrados en la recepción de las señales químicas del medio ambiente, a saber, las antenas, palpos maxilares y la trompa.

La trompa o probóscide es en realidad un sofisticado sistema de 6 microagujas, que se compone de un labio similar a un canalón que encierra un fascículo.mosquito-aparato-bucal

Cuando un mosquito perfora la piel, una funda flexible de modo de labio llamada labium se pliega y queda fuera mientras empuja las seis partes con forma de aguja que los científicos llaman estiletes.

El fascículo contiene estos seis estiletes o microagujas:

Dos de ellas, los maxilares dentados MX, poseen una estructura muy afilada, que le sirven para perforar la piel como una sierra, sin que nos demos cuenta, requiriendo 3 veces menos fuerza que las microagujas artificiales hechas por el ser humano hasta ahora.

Otras dos, las mandíbulas M, tienen la función de separar los tejidos de la piel mientras la hembra explora el lugar para encontrar un vaso sanguíneo.

La alimentación de sangre de los mosquitos en la piel mostró que la penetración puede ocurrir inmediatamente después de que la labella se pone en contacto con la piel, pero en algunos casos la trompa se puede mover durante algún tiempo antes de que el fascículo penetre la piel y el labrum busque los vasos sanguíneos aparentemente orientado por la recepción de los productos químicos volátiles que hay en estos.

Es de destacar que la sangre humana es rica en compuestos aromáticos volátiles, incluyendo el ácido fenilacético, 4-etilfenol y ácido benzoico.

También, cuando se alimenta de sangre, está inoculando con la saliva sustancias anticuagulantes para agilizar la ingesta y microorganismos patógenos causantes de enfermedades como Dengue, Zika, Chikungunya, Fiebre Amarilla, Malaria, Virus del Nilo, Encefalitis de San Luis.

En el siguiente vídeo se puede observar perfectamente lo descrito anteriormente. Puede configurar la traducción de los subtitulos en español.

http://www.propark.com.ar/2017/02/la-eficiencia-de-la-picadura-del.html

 

Fuente: PubMed Central.

DEEP LOOK, KQED, PBS Digital Studios.





Costos de Fumigaciones en Viviendas 2017

21 02 2017

Fumigaciones PROPARK

Aquí puede ver los Costos para los servicios de Fumigación y Control de Plagas en Viviendas.

 

 

 

 

 

 

 





Alarma por Aparición de Alacranes

21 02 2017

Fumigaciones PROPARK
escop1

En los últimos días aparecieron en los medios casos de p
icaduras o invasión de ambientes de Alacranes (o escorpiones) que, lógicamente, causaron alarma en todo Buenos Aires.

Un niño de 5 años se recupera favorablemente en la sala de terapia intensiva del Sanatorio Güemes, luego de haber sufrido la picadura de un alacrán en el cuello mientras dormía en su casa del barrio porteño de Palermo, durante la madrugada del 7 de enero pasado.

Logró recuperarse de cuatro paros cardíacos que sufrió como consecuencia del veneno del insecto. A las 5 de la mañana el nene se despertó llorando y empezó a retorcerse en la cama.

Al llegar al sanatorio, el pequeño tenía náuseas e intoxicación por lo que fue internado directamente para atenderlo con urgencia.

No es la primera vez que a Tobías le ocurre esto. Hace tres años también sufrió una picadura por la que estuvo en “observación” en el mismo sanatorio, mientras su esposa fue picada hace dos o tres meses.

Operarios del Subte D han encontrado a uno de estos insectos caminando por los azulejos de los vestuarios de la estación 9 de Julio y otro en el andén de la estación Bulnes.

Los subtes son ambientes ideales para el desarrollo de los alacranes: temperatura constante, oscuridad, y, por sobre todo, un abundante menú de cucarachas, su principal fuente de alimento.

Los trabajadores del subterráneo afirman que los vagones se fumigan una vez al mes, aunque, evidentemente no se hace lo mismo con los túneles.

En un edificio ubicado en Avenida del Libertador y Montevideo, pleno barrio de Recoleta, los propietarios, se vieron invadidos por alacranes saliendo de las rejillas o sumideros.

En los próximos días, seguramente, se seguirán conociendo nuevos casos.

Sobre todo, si las condiciones climáticas de temperaturas superiores a 30 grados y alta humedad se siguen dando.

En cuanto a su fumigación se debe decir que no es una tarea sencilla y mayormente solo reservada para empresas de control de plagas con la debida experiencia.

Esto es debido a la biología y comportamiento de los alacranes y el funcionamiento químico de los insecticidas.

Los alacranes pertenecen al grupo de los Arácnidos, es decir son “parientes cercanos” de las arañas y como estas se pueden eliminar por contacto directo con insecticidas comunes.

Pero el problema se presenta cuando no se les puede aplicar directamente, en cuyo caso el insecticida tiene que ser muy residual para controlar los alacranes igual que las arañas.

La mayoría de los insecticidas comunes actúan atacando el sistema nervioso de los insectos. La primera reacción va a ser la hiperactividad, o sea, que el insecto empieza a moverse cada vez mas rápido. Algo muy observable cuando se aplica Raid a una cucaracha, por ejemplo.

Muchos de estos insecticidas son elaborados en base a solventes (normalmente con olor) que provocan que los insectos salgan de sus escondites.

Esto último es lo que no se debe hacer con los alacranes para así evitar el contacto con las personas y mascotas o la invasión de ambientes.

Por ello deben aplicarse insecticidas muy residuales elaborados en base a agua (normalmente sin olor).

Estos van a actuar después que el alacrán camine por encima de la zona tratada, trabajando de forma más lenta, pero más segura.

Una complicación que se presenta al querer controlar insectos en desagües es la circulación de agua ya que va lavando el producto aplicado.

Como norma de la naturaleza, todo insecto o animal se va a reproducir tanto como la disponibilidad de alimento, agua y refugio lo permitan. Si hay poca comida van a tener pocas crías, si hay mucha comida van a tener muchas crías.

Al realizar la fumigación o control de cucarachas y otros insectos de los cuales se alimentan los alacranes se estará haciendo un control poblacional de estos últimos.

Nunca aplicar plaguicidas sin haber seguido primeramente las recomendaciones sobre los métodos de prevención en el ambiente habitado.

La mayoría de los accidentes por alacranes, o también llamados escorpiones, se producen en el domicilio por lo cual las medidas de prevención deben estar orientadas a evitar el ingreso de los mismos a la casa y tener precaución en aquellos sitios donde podemos encontrarlos.

Protección personal

Revisar y sacudir prendas de vestir, y calzados.

Sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebe o niño.

Tener precaución cuando se examinan cajones o estantes.

Evitar caminar descalzo en zonas donde se conozca la presencia de alacranes.

Protección intradomiciliaria

Utilizar rejillas sanitarias en desagües de ambientes y sanitarios.

Controlar las entradas y salidas de cañerías, aberturas y hendiduras

Colocar burletes o alambre tejido (mosquitero) en puertas y ventanas.

Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos

Control de cámaras subterráneas, cañerías, sótanos, huecos de ascensor y oquedades de las paredes

En el ámbito peridomiciliario

Realizar aseo cuidadoso y periódico de las viviendas y alrededores.

Efectuar control de la basura para reducir la cantidad de insectos (arañas y cucarachas) que sirven de alimento a escorpiones.

Evitar acumulación de materiales de construcción, escombros, leña, hojarasca porque suelen ser lugares donde se mantienen, conservan y dispersan. Evitar juntarlos con las manos.

Los alacranes pueden encontrarse en áreas rurales (debajo de cortezas de árboles, piedras, ladrillos) o urbanas (sótanos, túneles, depósitos, cámaras subterráneas)

Pueden utilizarse aves de corral (patos, gansos, gallinas) como predadoras de los escorpiones

Como última alternativa y con asesoramiento especializado, se usará la aplicación de plaguicidas de baja toxicidad por personal entrenado.

Síntomas ante una picadura de alacrán:

Taquicardia/palpitaciones

Dificultad respiratoria

Presión precordial (dolor en el pecho que puede extenderse al brazo, cuello, estómago o espalda)

Salivación

Lagrimeo

Temblores

Vómitos

Diarrea

En la mayoría de los casos, en los que solamente se presentan manifestaciones locales, es suficiente la observación clínica durante un periodo de aproximadamente 6 (seis) horas y no requieren internación ni utilización de antiveneno.

Cuando se produce un envenenamiento sistémico (moderado o grave), es necesaria la internación, en unidad de terapia intermedia o intensiva, donde se pueda realizar monitoreo cardiaco continuo y control estricto del medio interno. Es primordial la pronta aplicación del antiveneno.

Es fundamental actuar con rapidez y trasladar al paciente al centro de salud más cercano lo antes posible dado que la medicación es más efectiva si se aplica antes de transcurridas las dos horas del accidente.

No realizar tratamientos caseros.

Colocar hielo en el sitio afectado para aliviar las molestias mientras se transporta a la persona.

En los adultos la picadura no suele ser de gravedad, por lo que en general NO es necesario el uso de antiveneno específico.

La mayoría de las veces es suficiente calmar el dolor.

Se debe mantener la observación clínica durante seis horas.

En los niños, sobre todo pequeños, frecuentemente el cuadro general es más grave, por lo que, independientemente del cuadro clínico o de la aplicación del antiveneno, deben preferentemente ser ingresados a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI).

En lo posible llevar el escorpión para ser identificado.

A nivel nacional las provincias con más altas tasas son Tucumán, Catamarca, Jujuy, La Rioja, Santiago del Estero y Córdoba.

Hasta la 49ª semana epidemiológica de 2016 se registraron los siguientes casos confirmados:

CABA: 3 ; Buenos Aires: 6 ; Córdoba: 1193 ; Entre Ríos: 261 ; Santa Fe: 572 ; Mendoza: 0 ; San Juan: 24 ; San Luis: 15 ; Corrientes: 86 ; Chaco: 75 ; Formosa: 22 ; Misiones: 86 ; Catamarca: 439 ; Jujuy: 315 ; La Rioja: 179 ; Salta: 120 ; Santiago del Estero: 507 ; Tucumán: 2300 ; Chubut: 1 ; La Pampa: 0 ; Neuquén: 2 ; Rio Negro: 7 ; Santa Cruz: 0 ; Tierra del Fuego: 0.

Mas información sobre alacranes.

Fuente: Ministerio de Salud de la Nación.

www.perfil.com

www.infobae.com

Fumigaciones PROPARK





Casos de Hantavirus en La Plata

21 02 2017

Fumigaciones PROPARK

Luego de que en los últimos días se registraran tres casos de hantavirus en distintas zonas del partido de La Plata, el ministerio de Salud de la Provincia recomendó tomar medidas de prevención contra esta enfermedad que se contrae a través de las secreciones del llamado “ratón colilargo”.
Y advirtió que las lluvias intensas y las altas temperaturas que se están registrando favorecen la aparición de roedores en las viviendas.
Si bien los casos platenses evolucionan favorablemente, la enfermedad puede provocar cuadros severos y es clave tomar medidas de prevención.
Los especialistas del ministerio de Salud provincial explicaron que el hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta.
Los ratones de campo –principalmente los colilargos– lo transmiten a las personas, eliminando el virus en la saliva, las heces y la orina.
“Los virus hanta se contraen por inhalación de partículas suspendidas en el aire a partir de excrementos y orina del roedor infectado. Por eso, es clave no barrer en los ambientes donde pudo haber ratones. Primero se debe ventilar el ambiente, luego mojar con agua y lavandina y limpiarlo mediante el baldeado”, explicó el director provincial de Epidemiología, Iván Insúa.
Para prevenir el hantavirus, no se debe entrar en contacto con la orina y excrementos de las ratas y evitar la acumulación de basura.
También se recomienda utilizar guantes y botas para desrratizar, no bañarse en aguas que pudieran estar contaminadas y evitar transitar por lugares donde haya barro, porque es probable que allí exista orina de roedores.
Desde la cartera sanitaria de la Provincia advirtieron que “las intensas lluvias de las últimas semanas incrementan el riesgo de contraer enfermedades transmitidas por roedores, como el hantavirus y la leptospirosis”.
Con lluvias importantes, los ratones se desplazan en busca de zonas más altas, para resguardarse, y así crecen las posibilidades del contacto con los humanos.
Los síntomas que deben motivar la consulta con un médico son similares a los de una gripe: fiebre, decaimiento, dolores de cabeza, cefalea, tos y vómitos.
Recomendaciones para prevenir el hantavirus:
Evitar la presencia de roedores en el domicilio y alrededores y el contacto con sus secreciones
Tapar orificios en puertas, paredes y cañerías, mantener la higiene con agua y lavandina, colocar huertas y leña a más de 30 mts de las viviendas, cortar pastos y malezas hasta un radio de 30 metros alrededor del domicilio.
Ventilar por lo menos 30 minutos antes de entrar a lugares que hayan estado cerrados (viviendas, galpones, depósitos). Cubrirse la boca y la nariz con un pañuelo húmedo antes de ingresar.
Realizar la limpieza (pisos, mesas, cajones y alacenas) con una parte de lavandina cada diez de agua (dejar 30 minutos y luego enjuagar). Humedecer el piso antes de barrer para no levantar polvo.
Al acampar hacerlo lejos de maleza y basurales, no dormir directamente sobre el suelo y consumir agua potable.
Si se encuentra un roedor vivo: usar veneno para roedores o tramperas para capturarlo (no intentar tocarlo o golpearlo). Consulte en el municipio si se dispone de un servicio de control de plagas.
Si se encuentra un roedor muerto: rociarlo con lavandina junto con todo lo que haya podido estar en contacto y esperar un mínimo de 30 minutos. Luego recogerlo usando guantes y enterrarlo a más de 30 cm de profundidad o quemarlo.
¿Cómo se transmite?:
Por inhalación: es la causa más frecuente. Ocurre cuando respiramos en lugares abiertos o cerrados (galpones, huertas, pastizales) donde las heces o la orina de los roedores infectados desprendieron el virus contaminando el ambiente.
Por contacto directo: al tocar roedores vivos o muertos infectados, o las heces o la orina de estos roedores
Por mordeduras: al ser mordidos por roedores infectados.
¿Cuáles son los síntomas?:
Los síntomas se parecen a un estado gripal: fiebre, dolores musculares, escalofríos, cefaleas (dolores de cabeza) náuseas, vómitos, y a veces dolor abdominal y diarrea.
Después de algunos días puede haber dificultad respiratoria que puede agravarse produciendo lo que se conoce como “síndrome cardiopulmonar por hantavirus”, que si bien es poco frecuente puede llevar a la muerte si no es tratado a tiempo.
¿Cómo es el tratamiento?:
No existe tratamiento específico. Aquellos pacientes con síndrome cardiopulmonar por hantavirus deben ser asistidos en establecimientos hospitalarios, de preferencia con unidades de terapia intensiva que cuenten con asistencia respiratoria mecánica.
Fuente: Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires