Costo del Virus ZIKA en América Latina

18 04 2017

Las epidemias de enfermedades tales como la fiebre amarilla, el ébola o la gripe pueden aumentar la desigualdad social y de salud y, en consecuencia, socavar la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y su visión de “no dejar a nadie atrás”.

UNDP-RBLAC-Zika Madre con bebe

En este sentido, el virus del Zika, que se transmite principalmente por la picadura del mosquito Aedes aegypti, constituye una de estas amenazas.

A pesar de que el Zika ya no se considera una emergencia de salud pública de interés internacional, sigue representando una crisis de salud pública que afecta con mayor dureza a las comunidades más pobres y vulnerables.

El presente informe, Evaluación del impacto socioeconómico del virus del Zika en América Latina y el Caribe, es un análisis actualizado de las implicaciones sociales y económicas del virus del Zika.

Dentro de la incertidumbre considerable que rodea a la epidemiología actual y proyectada de la enfermedad, en este informe se utilizan tres escenarios para determinar el impacto potencial del virus en la región en función de diversos índices de transmisión.

Los tres escenarios son:

1) escenario de Zika basal (tasa de infección actual);

2) escenario de Zika medio (20% de la población infectada); y

3) escenario de Zika alto (73% de la población infectada).

El escenario de Zika alto, que refleja una perspectiva aparentemente radical, es aplicable sobre todo a los países del Caribe por su pequeño tamaño, aislamiento y terreno relativamente llano (lo cual facilita una propagación más rápida y extensa).

Se trata de condiciones similares a las de la Polinesia Francesa, donde la prevalencia del Zika alcanzó el 73%.

Salvo que se especifique lo contrario, los cálculos presentados en este resumen ejecutivo proceden del escenario de Zika medio, que establece una proyección de 60 millones de individuos infectados entre 2015 y 2017.

En primer lugar, la actual epidemia por el virus del Zika tendrá repercusiones a largo plazo con costos directos e indirectos para los países afectados.

A corto plazo, el costo de la actual epidemia se estima entre 7.000 y 18.000 millones de dólares en tres años (en los tres escenarios), o bien en un costo medio aproximado de 1.000 millones de dólares por cada incremento del 5% en la tasa de infección.

El mayor costo a largo plazo son los gastos directos e indirectos asociados a la microcefalia y al síndrome de Guillain-Barré.

El cálculo del costo total en la región durante la vida de los pacientes se aproxima a los 8.000 millones de dólares para los casos de microcefalia y a los 3.000 millones para los casos de síndrome de Guillain-Barré.

De estos costos totales, la parte más sustancial la representa la pérdida de ingresos de las personas con microcefalia, que quizá no puedan incorporarse al mercado laboral.

En segundo lugar, la epidemia del Zika plantea un verdadero reto de equidad.

Su impacto es desproporcional en los países más pobres de la región, así como en los grupos más desfavorecidos y vulnerables, sobre todo en las mujeres pobres de comunidades periurbanas.

Si bien se prevé que las economías más grandes como, por ejemplo, Brasil asumirán la mayor parte del costo absoluto, las mayores repercusiones se percibirán en los países más pobres, que pueden perder cada año más del 1 % del PIB (en el escenario de Zika alto).

La rápida urbanización de la región, acompañada de malas condiciones sanitarias y de infraestructuras deficientes en algunas zonas, ofrecen condiciones favorables para que el mosquito Aedes aegypti se multiplique y que, por lo tanto, aumente el riesgo de transmisión del virus del Zika.

La evaluación destaca que, al día de hoy, las comunidades y los hogares más pobres ya sufren de un acceso desigual a los servicios de salud, al agua potable y a unas buenas condiciones sanitarias y, además, su participación en el mercado laboral es inferior.

Por todo ello, son más vulnerables a los impactos del Zika. Sin lugar a dudas, esta enfermedad influye de forma negativa sobre el progreso en el cumplimiento de algunos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), entre los que se encuentran el ODS 1 sobre la pobreza; el ODS 3 sobre la salud y el bienestar, y el ODS 5 sobre la igualdad de género y el empoderamiento de la mujer.

En tercer lugar, es preciso reforzar la preparación de las diferentes áreas regionales y nacionales y sus estrategias de respuesta, que deben involucrar a las comunidades.

La evaluación presenta los esfuerzos coordinados de los tres países objeto de estudio en el control de la propagación del Zika.

No obstante, la persistente disparidad social y la desigual cobertura de servicios de salud han dificultado que las respuestas nacionales lleguen a los grupos más vulnerables. A todo ello se le suma la escala y la incertidumbre e imprevisibilidad inherentes a la epidemia del Zika.

Las respuestas nacionales han tenido que hacer frente a diversos desafíos, incluida la modesta capacidad de los sistemas de vigilancia y diagnóstico, la atención limitada a los esfuerzos de prevención y las dificultades en la asignación y coordinación de los recursos.

Además, las respuestas nacionales no han sido uniformes en la región, tal y como demuestran los resultados variables y los distintos retos experimentados en los países objeto de estudio.

Se proponen seis recomendaciones:

En primer lugar, dado que es probable que el Zika se torne endémico, deben establecerse planes presupuestarios adecuados.

En vista del costo previsto, los países de América Latina y el Caribe deben definir planes de contingencia en el presupuesto que permitan respuestas amplias y contundentes.

Estos planes deben considerar el papel que desempeñarán los gobiernos nacionales, los donantes internacionales, los mecanismos regionales y los bancos multilaterales como, por ejemplo, el Banco Interamericano de Desarrollo.

En segundo lugar, deben integrarse los esfuerzos dirigidos a los diversos virus transmitidos por mosquito y adaptar cada enfoque en función de los efectos específicos de cada enfermedad.

El dengue, el chikungunya, la fiebre amarilla y el Zika son transmitidos por la misma especie de mosquito.

Dado el enorme costo combinado de estas enfermedades, sería rentable para los gobiernos invertir en estrategias a largo plazo que combatan el mosquito en lugar de los virus que propaga.

En la actualidad, se están realizando diferentes actividades en la región para integrar la detección, la prevención y la vigilancia de varios virus transmitidos por mosquitos y los distintos gobiernos deberían aplicar un enfoque integral similar a sus estrategias nacionales.

En tercer lugar, la equidad debe ser primordial en todas las estrategias del Zika y se deben proporcionar mecanismos de protección social adecuados para todas las personas afectadas.

Se calcula que los costos indirectos serán sustanciales.

Por ejemplo, los ingresos perdidos debido a las nuevas obligaciones de cuidado de la población infantil representan pérdidas potenciales que oscilan entre 500 y 5.000 millones de dólares para la región en el escenario de Zika alto.

En Brasil, el programa de protección social Bolsa Familia proporciona un subsidio adicional a las familias con niños que sufren microcefalia. Sin embargo, según la evaluación, los costos indirectos de la microcefalia en Brasil serán seis veces más de lo provisto por los subsidios del gobierno.

Por consiguiente, los sistemas de protección social deben ofrecer subsidios económicos proporcionales a los costos reales del cuidado de los niños, así como medios de subsistencia a las madres en riesgo de abandonar el mercado laboral de forma permanente.

En cuarto lugar, es necesario promover políticas públicas que favorezcan la igualdad de género y promuevan la salud y los derechos sexuales y reproductivos de las comunidades afectadas.

La incorporación de los derechos humanos de las mujeres y niñas, incluidos sus derechos sexuales y reproductivos, es esencial para que cualquier respuesta frente al Zika sea efectiva.

Asimismo, todas las mujeres potencialmente afectadas deben tener acceso a información clara y actualizada sobre el Zika y a servicios de planificación familiar y diagnóstico prenatal.

En quinto lugar, debe desarrollarse un enfoque multisectorial de las enfermedades transmitidas por mosquitos a nivel nacional y regional.

Los factores que provocan la vulnerabilidad a las enfermedades transmitidas por mosquitos son normalmente cuestiones que van más allá del ámbito de la salud (p. ej. la vivienda, la desigualdad de género, la planificación y recursos urbanos, o el nivel socioeconómico).

Estos son algunos de los factores que influyen sobre la vulnerabilidad a la infección. Por ejemplo, un enfoque multisectorial para la gestión integrada del vector requeriría la intensificación de  acciones nacionales con alianzas que avancen hacia un objetivo común y utilicen estrategias, recursos y procedimientos consensuados.

Finalmente, es necesario involucrar a las comunidades en la lucha contra el Zika.

Las comunidades pueden estar implicadas en diversos aspectos de la prevención, desde la difusión de mensajes de salud pública hasta el monitoreo y los esfuerzos de control del vector a nivel comunitario.

Las comunidades deberían estar involucradas en la respuesta y el apoyo a las familias afectadas.

El éxito requiere un cambio de actitud, la participación activa de la comunidad y la implicación de todas las partes, incluidas las organizaciones de mujeres y religiosas.

Fuente: Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).





Casos de Zika en EEUU

31 10 2016

Como era de esperar, después de las consecuencias causadas por el virus Zika en Centro y Sur América y con la llegada del verano al hemisferio norte, ahora ha llegado a los EEUU.zika-en-eeuu-28-9-2016

Esta es una actualización de la División de Enfermedades Arbovirales del CDC que incluye datos provisionales informados a ArboNET al 28 de septiembre del 2016.

En los 52 Estados de los EE. UU:

Casos informados de transmisión local a través de mosquitos: 59 ( Todos en Florida ).

Casos informados asociados con viajes: 3565

Casos informados de contagio en laboratorio: 1

Total: 3625

Por transmisión sexual: 30

Síndrome de Guillain-Barré: 12

En los Territorios de EE. UU, Samoa Americana, Puerto Rico, Islas Vírgenes:

Casos informados de contagio a nivel local: 21,988

Casos informados asociados con viajes: 81

Total: 22069*

Síndrome de Guillain-Barré: 39

*No se informan los casos de transmisión por vía sexual en los territorios de los EE. UU., debido a que con la transmisión local del virus del Zika no es posible determinar si la infección se produjo debido a una infección a través de los mosquitos o por vía sexual.

La cantidad de mujeres embarazadas con una prueba de laboratorio que indica posible infección por el virus del Zika son, en los Estados Unidos y el Distrito de Columbia 808 casos y en los Territorios estadounidenses 1490 casos.

Los resultados de embarazos con una prueba de laboratorio que indica posible infección por el virus del Zika en los Estados Unidos muestran que en los Estados Unidos y el Distrito de Columbia hay 21 bebés nacidos vivos con defectos congénitos, 5 pérdidas de embarazos con defectos congénitos. En los territorios de los EEUU hay 1 bebé nacido vivo con defectos congénitos y 1 pérdida de embarazo con defectos congénitos.

Consejos para personas que viven en el sur de Florida o viajan a esa región:

Directrices generales

Las mujeres embarazadas y sus parejas sexuales que estén preocupados acerca de la exposición potencial al virus del Zika, pueden considerar posponer los viajes innecesarios a cualquier área del Condado de Miami-Dade.zika-en-florida-28-9-2016

Condado de Miami-Dade, FL. En rojo se indican las áreas de transmisión activa donde los CDC recomiendan seguir las directrices para viajar y hacer pruebas a mujeres embarazadas, mujeres en edad reproductiva y sus parejas. Las áreas en amarillo indican los lugares donde los CDC recomiendan tener precauciones al viajar y donde se deben seguir estrictamente las precauciones para prevenir las picaduras de mosquitos.

Todas las mujeres embarazadas en los Estados Unidos deben ser evaluadas en cada consulta de cuidado prenatal para detectar cualquier posible exposición al virus del Zika así como signos o síntomas de esta enfermedad.

Las mujeres con zika deberían esperar como mínimo 8 semanas luego de la aparición de los síntomas antes de intentar quedar embarazadas.

Los hombres con zika deberían esperar como mínimo 6 meses después de la aparición de los síntomas antes de intentar embarazar a sus parejas.

Las mujeres embarazadas con una posible exposición al virus del Zika y que manifiestan signos o síntomas de la enfermedad por el virus del Zika deberían hacerse las pruebas correspondientes.

Los métodos efectivos de anticoncepción para prevenir el embarazo en las mujeres y sus parejas que quieren prevenir un embarazo o dejarlo para más adelante son una estrategia clave para la prevención del zika.

Directrices actualizadas para el área de Wynwood, Florida:

Las mujeres embarazadas y las parejas de las mujeres embarazadas que estén preocupados por la exposición potencial al virus del Zika pueden considerar posponer los viajes innecesarios a cualquier parte del Condado de Miami-Dade, incluida el área de Wynwood.

Las mujeres embarazadas y las parejas de las mujeres embarazadas que viajan al área o viven allí deben seguir estos pasos estrictamente para evitar las picaduras de mosquitos.

Hombres y mujeres que viven en el área o que viajan a ella, deben saber que este lugar se consideró como área de transmisión activa del virus del Zika desde el 15 de junio hasta el 18 de septiembre del 2016. Las mujeres embarazadas deben hablar con su médico u otro proveedor de atención médica acerca de someterse a las pruebas de detección de zika.

Las parejas de las mujeres embarazadas deben usar condones de manera consistente y correcta para prevenir la transmisión del zika durante el acto sexual, o deben abstenerse de tener relaciones sexuales durante el embarazo.

Las mujeres que viajaron al área entre el 15 de junio y el 18 de septiembre, sin importar si tuvieron síntomas, deben esperar como mínimo 8 semanas antes de intentar quedar embarazadas.

Los hombres que viajaron al área entre el 15 de junio y el 18 de septiembre, sin importar si tuvieron síntomas, deben esperar como mínimo 6 meses antes de intentar embarazar a sus parejas.

Directrices para el área de Miami Beach, Florida:

Las directrices a continuación se aplican a personas que viven en un área de 4,5 millas cuadradas de Miami Beach o que viajaron allí en algún momento después del 14 de julio del 2016. Este plazo está calculado según los síntomas tempranos que pueden aparecer y el período máximo de 2 semanas de incubación para el virus del Zika.

Las mujeres embarazadas no deberían viajar al área de Miami Beach.

Las mujeres embarazadas y las parejas de mujeres embarazadas que viajan al área o viven allí deberían seguir estos pasos estrictamente para evitar las picaduras de mosquitos.

Los hombres y mujeres que viven en esta área o que hayan estado allí y que tengan una pareja sexual embarazada, deberían usar condones para prevenir la infección cada vez que tengan relaciones sexuales o abstenerse de tener relaciones sexuales durante el embarazo.

Las mujeres embarazadas que viven en esta área o viajan a menudo a este lugar deberían ser evaluadas en el primer y segundo trimestre del embarazo.

Las mujeres embarazadas que viajaron a esta área o han tenido relaciones sexuales sin protección con alguien que haya viajado a dicha área o viva allí deben consultar a su proveedor de atención médica y someterse a la prueba de detección del virus del Zika.

Los hombres y las mujeres que viven en esta área o viajan a menudo a este lugar deberían consultar con su proveedor de atención médica acerca de sus planes de buscar un embarazo.

Las mujeres y los hombres que están planeando concebir en un futuro cercano deben considerar evitar los viajes innecesarios a esta área.

Las mujeres que viajaron a esta área deben esperar como mínimo 8 semanas, sin importar si tuvieron síntomas, antes de intentar quedar embarazadas.

Los hombres que viajaron a esta área deben esperar como mínimo 6 meses, sin importar si tuvieron síntomas, antes de intentar embarazar a sus parejas.

Para hacer preguntas sobre el control de mosquitos en Florida:

Original Title: Aa_5120a.jpg

aedes

Los funcionarios de salud de Florida pueden responder preguntas específicas sobre el programa de control de mosquitos.

La fumigación aérea con productos que disminuyen rápidamente las poblaciones de mosquitos jóvenes y adultos puede ayudar a limitar la cantidad de mosquitos que propagan el virus del Zika.

Las aplicaciones aéreas reiteradas de insecticidas han reducido las poblaciones de mosquitos como parte de un programa de control de mosquitos integrado.

El virus del Zika se propaga principalmente entre las personas a través de la picadura de un mosquito infectado.

Muchas de las personas infectadas jamás presentan síntomas. Los síntomas (fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones y enrojecimiento de los ojos) de las personas que contraen la enfermedad suelen ser leves y luego desaparecen por completo.

El zika puede causar graves defectos congénitos en bebés nacidos de mujeres que se infectaron con el virus del Zika durante el embarazo.

El zika también está vinculado al Síndrome de Guillain-Barré (SGB), un trastorno poco frecuente que puede ocasionar debilidad muscular y en algunos casos parálisis. La mayoría de las personas se recupera del SGB pero en algunos casos los daños son permanentes e incluso podría ocasionar la muerte.

El zika puede transmitirse por vía sexual de una persona que tiene el virus a su pareja, incluso si la persona infectada no presenta síntomas en ese momento.

Debido a que no existe una vacuna ni un tratamiento para la enfermedad por el virus del Zika, las personas que viven en áreas con zika o que viajan a dichas áreas deberían tomar medidas para prevenir la infección.

El CDC elaboró una lista de los países que pueden presentar riesgos a los viajeros por Zika:zika-map-world

África

incluye Actualmente:  Cabo Verde, Angola, Benin, Burkina Faso, Camerún, República Centroafricana, Costa de Marfil, Egipto, Etiopía, Gabón, Guinea-Bissau, Kenia, Liberia, Malí, Mozambique, Níger, Nigeria, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Tanzania, Togo, Uganda, Zambia.

América del Norte

incluye Actualmente: EEUU, México.

Asia

incluye Actualmente: Singapur, Brunei, Birmania (Myanmar), Camboya, Bangladesh, India, Pakistán, Indonesia, Laos, Malasia, Maldivas, Filipinas, Tailandia, Timor-Leste (Timor Oriental), Vietnam.

El Caribe

incluye Actualmente: Anguilla, Antigua y Barbuda, Aruba, Bahamas, Barbados, Bonaire, Islas Vírgenes Británicas, Islas Caimán, Cuba, Curazao, Dominica, República Dominicana, Granada, Guadalupe, Haití, Jamaica, Martinica, Saba, San Bartolomé, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Martín, San Vicente y las granadinas, San Eustaquio, Sint Maarten, Trinidad y Tobago, Turks y Caicos, Islas Vírgenes de los EE.UU.

América Central

incluye Actualmente: Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá.

Las Islas del Pacífico

incluye Actualmente: Samoa Americana, Fiji, Islas Marshall, Micronesia, Nueva Caledonia, Papúa Nueva Guinea, Samoa, Tonga, Isla de Pascua, Vanuatu.

América del Sur

incluye Actualmente: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Guayana Francesa, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Venezuela.

Para detener la propagación de Zika y prevenir otros brotes de enfermedades infecciosas, USAID lanzó la lucha contra el Zika y amenazas futuras: “Un Gran Desafío para el Desarrollo”.

El Desafío de $ 30 millones exhortó a la comunidad innovadora global para generar vanguardia para combatir el brote actual de Zika y para ayudar a fortalecer la capacidad del mundo para prevenir, detectar y responder a los futuros brotes de enfermedades infecciosas.

En tan sólo nueve semanas USAID recibió cerca de 900 presentaciones de todo el mundo en respuesta al desafío.

Después de un riguroso proceso de revisión, 21 potenciales soluciones que abarcan el control de vectores, la protección del personal y del hogar, vectores y vigilancia de la enfermedad, el diagnóstico y participación de la comunidad fueron seleccionados para la financiación, para el desarrollo acelerado, prueba y despliegue.

Vector Control Monash University Scaled deployment of Wolbachia-infected mosquitoes to block disease transmission
Michigan State University Wolbachia-infected mosquitoes to suppress population and block disease
Trustees of Indiana University Natural yeast-based larvicide
Johns Hopkins University Chromobacterium: an environmentally friendly biopesticide
Personal/Household Protection Barcelona Institute For Global Health Electric force field to repulse mosquitoes
Ifakara Research Institute Low-cost treated Sandals to prevent bites
Liverpool School of Tropical Medicine Low-tech treated fabric for outdoor use
QIMR Berghofer Medical Research Inst. Low-cost treated wall hangings for indoor use
Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health Human scent mimic mosquito trap
Vector Surveillance Stanford University MosquitoFreq: Crowdsourced detection of Mosquitoes species using simple Flip Phones
University of Queensland Near infrared spectroscopy to detect transmission hotspots
Stanford University VectorChip: Design and testing for pathogen identification tools in wild mosquito populations
Sao Paolo University Intelligent trap to enhance Zika surveillance
Johns Hopkins University VectorWEB: Low-cost network of cloud connected ovitraps
Community Engagement Institute for Global Environmental Studies Mosquito Challenge Community Campaign: Kid citizen science to combat Zika
Johns Hopkins Center for Communications Programs Rapid Habit Optimization Tool (R-SHOT)
Disease Surveillance Premise Data Citizen-led disease risk mapping and vector monitoring
Diagnostics J. Craig Venter Institute Rapid identification of peptides to speed development of Zika diagnostics
Abbott’s Ibis Biosciences business Rapid, handheld point of care diagnostic for ZIKV, DENV, CHKV
BluSense Diagnostics Viro-Track: Rapid point of care diagnostic for ZIKV, DENV, CHKV using blue ray technology
SystemOne Aspect™ IoT software to prevent future outbreaks

Fuente:

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC)

Centro Nacional de Enfermedades Infecciosas Emergentes y Zoonóticas (NCEZID)

División de Enfermedades Transmitidas por Vectores (DVBD)

United States Agency for International Development ( USAID )

 

 

 





Alarma por Casos de Encefalitis en Pergamino

4 08 2015

En la ciudad de Pergamino, provincia de Buenculex quinquefasciatusos Aires, entre Febrero y Abril de 2015 fueron detectados 5 casos confirmados de infección  por virus de la encefalitis de San Luis, uno de ellos fallecido.

Si bien varios de los casos presentan antecedentes de viaje reciente y no puede confirmarse que la adquisición de la infección haya sido en Pergamino, el caso fallecido fue confirmado como autóctono luego de la investigación epidemiológica. Se trató de una mujer de 75 años.

Por otra parte, en el mismo periodo se identificaron: 1 caso confirmado de Encefalitis de San Luis en CABA , otros 3 casos confirmados por este mismo agente en Buenos Aires, en las ciudades de Ramos Mejia, Junín y Saladillo y 2 casos probables en Chaco.

En Pergamino la directora de Saneamiento Ambiental, Fernanda Barrionuevo, aseguró: “En cuanto nos confirmaron los casos lo que hicimos fue fumigar desde donde empieza la vivienda donde habita la persona y luego fumigar de seis a nueve manzanas alrededor”.

Y agregó: “A partir de ahora, como han aumentado los casos, se van fumigar todos los espacios públicos comunes, en especial, plazas, parques, Arroyo Pergamino, Arroyo Chu-Chú; es decir, todos los espacios que son de recreación donde hay follaje y pueden estar los mosquitos”.

“Como siempre, recomendamos la limpieza de los domicilios, y si es posible colocar tejidos mosquiteros y hacer una fumigación en las viviendas. Por nuestra parte vamos a estar abocados a esto, y el lunes vamos a recibir el refuerzo de una máquina de Nación para reforzar las acciones que estamos llevando adelante desde la Dirección de Saneamiento”.

En la Argentina, el virus de la encefalitis de San Luis se ha reconocido desde 1963. Se reportaron pocos casos de infecciones agudas por esta causa en los últimos años, siendo el brote más grande el ocurrido en la provincia de Córdoba en 2005, con 48 casos, 9 de ellos fallecidos y, más recientemente, el brote en la ciudad de San Juan en el año 2011, con 11 casos notificados de los cuales 7 requirieron internación y 2 fallecieron.

Estos agentes virales se mantienen en la naturaleza en focos enzoóticos cuyos ciclos suelen involucrar aves y mosquitos ornitofílicos. Las palomas Torcazas actuarían como hospedadores urbanos y periurbanos.

El hombre suele comportarse como huésped terminal ya que no desarrolla niveles de viremia suficientemente elevados para posibilitar la continuidad de la trasmisión.

La infección en el hombre ocurre por picaduras de mosquitos infectantes de la especie Culex pipiens o Culex quinquefasciatus, que son los mosquitos comunes que suelen encontrarse en cualquier espacio verde.culex quinquefasciatus macro

Las larvas se desarrollan, preferiblemente, en depósitos de agua y los criaderos son variados, constituidos por aguas con un alto grado de contaminación, abundante contenido de materia orgánica, con detritos en proceso de fermentación, en ambientes sombreados  cercanos al ambiente domiciliario. A diferencia del mosquito Aedes Aegypti, transmisor del dengue y chikungunya que lo hace en aguas limpias.

En las infecciones por SLEV, menos de 1% de los casos desarrollan manifestaciones clínicas. Las infecciones graves están marcadas por un inicio abrupto caracterizado por cefalea, fiebre elevada, mareos, náuseas y malestar general. La mayoría de los pacientes se recuperan espontáneamente sin embargo algunos desarrollan signos de infección del SNC incluyendo rigidez de nuca, confusión, desorientación, temblores, estupor hasta llegar incluso al coma.

Aproximadamente el 90% de los adultos mayores que adquieren la enfermedad desarrollan encefalitis. La letalidad oscila entre el 5 y 15% aumentando con la edad.

El diagnóstico de infecciones por SLEV en las infecciones humanas se realiza fundamentalmente por la detección de anticuerpos específicos, fundamentalmente IgM en el suero y Líquido cefalorraquídeo (LCR) ya que los niveles de viremia son habitualmente muy bajos, de muy escasa duración y anteceden a la aparición de la sintomatología. La circulación de varios Flavivirus en nuestra región requiere la confirmación por seroconversión IgG y la evaluación de reactividad cruzada por la técnica de Neutralización en cultivos celulares.

Las pruebas diagnósticas confirmatorias se hallan disponibles en el Instituto Nacional de Enfermedades Virales Humanas Dr. Julio I. Maiztegui-ANLIS que es el Laboratorio Nacional de Referencia para el diagnóstico de las principales enfermedades transmitidas por vectores y reservorios, tales como Dengue y otras arbovirosis, Fiebre Hemorrágica Argentina, Infecciones por Hantavirus.

Fuente: Secretaría de Salud del Gobierno de Pergamino

              Ministerio de Salud de la Nación





La Globalización del Dengue

4 04 2012
En las últimas décadas ha aumentado enormemente la incidencia de dengue en el mundo. Más de 2500 millones de personas —más del 40% de la población mundial— están en riesgo de contraer el dengue. La OMS calcula que cada año se producen entre 50 millones y 100 millones de infecciones por el virus del dengue en el mundo.Imagen
Antes de 1970, solo nueve países habían sufrido epidemias de dengue grave. Sin embargo, ahora la enfermedad es endémica en más de 100 países de lasregiones de África, las Américas, el Mediterráneo Oriental, Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental. Las regiones más gravemente afectadas son el Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental.
En 2008, en las regiones de las Américas, Asia Sudoriental y Pacífico Occidental se registraron en conjunto más de 1,2 millones de casos, y en 2010, más de 2,2 millones (según datos oficiales presentados por los países miembros a la OMS). En fecha reciente el número de casos notificados ha seguido aumentando. En 2010, se notificaron 1,6 millones de casos tan solo en la Región de las Américas; 49 000 de ellos fueron de dengue grave.
Además de que el número de casos aumenta a medida que la enfermedad se propaga a nuevas zonas, se están produciendo brotes epidémicos de carácter explosivo.
Europa ya se enfrenta con la posibilidad de brotes de dengue y la transmisión local de la enfermedad se notificó por vez primera en Francia y Croacia en 2010, y se detectaron casos importados en otros tres países europeos.
Cada año, unas 500 000 personas que padecen dengue grave —niños en una gran proporción— necesitan hospitalización. Aproximadamente un 2,5% fallecen.
 
 
El dengue es una infección transmitida por mosquitos que se presenta en todas las regiones tropicales y subtropicales del planeta. En años recientes, la transmisión ha aumentado de manera predominante en zonas urbanas y semiurbanas y se ha convertido en un importante problema de salud pública.
El dengue grave (conocido anteriormente como dengue hemorrágico) fue identificado por vez primera en los años cincuenta del siglo pasado durante una epidemia de la enfermedad en Filipinas y Tailandia. Hoy en día, afecta a la mayor parte de los países de Asia y América Latina y se ha convertido en una de las causas principales de hospitalización y muerte en los niños de dichas regiones.
Se conocen cuatro serotipos distintos, pero estrechamente emparentados, del virus: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo en particular. Sin embargo, la inmunidad cruzada a los otros serotipos es parcial y temporal. Las infecciones posteriores causadas por otros serotipos aumentan el riesgo de padecer el dengue grave.
 
 
El vector principal del dengue es el mosquitoAedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un periodo de incubación del virus que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida.
Las personas infectadas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección (durante 4 o 5 días; 12 días como máximo) a los mosquitos Aedes.
El mosquito Aedes aegypti vive en hábitats urbanos y se reproduce principalmente en recipientes artificiales. A diferencia de otros mosquitos, este se alimenta durante el día; los periodos en que se intensifican las picaduras son el principio de la mañana y el atardecer, antes de que oscurezca. En cada periodo de alimentación, el mosquito hembra pica a muchas personas.
 
Mosquito transmisor del DengueImagen
Aedes albopictus, vector secundario del dengue en Asia, se ha propagado al Canadá, los Estados Unidos y Europa debido al comercio internacional de neumáticos usados (que proporcionan criaderos al mosquito) y el movimiento de mercancías (por ejemplo, el bambú de la suerte). Ae. albopictus tiene una gran capacidad de adaptación y gracias a ello puede sobrevivir en las temperaturas más frías de Europa. Su tolerancia a las temperaturas bajo cero, su capacidad de hibernación y su habilidad para guarecerse en microhábitats son factores que propician su propagación.
 
El dengue es una enfermedad de tipo gripal que afecta a bebés, niños pequeños y adultos, pero raras veces resulta mortal.
Se debe sospechar que una persona padece dengue cuando una fiebre elevada (40 °C) se acompaña de dos de los síntomas siguientes: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o salpullido. Los síntomas se presentan al cabo de un periodo de incubación de 4 a 10 días después de la picadura de un mosquito infectado y por lo común duran entre 2 y 7 días.
El dengue grave es una complicación potencialmente mortal porque cursa con extravasación de plasma, acumulación de líquidos, dificultad respiratoria, hemorragias graves o falla orgánica. Los signos que advierten de esta complicación se presentan entre 3 y 7 días después de los primeros síntomas y se acompañan de un descenso de la temperatura corporal (menos de 38 °C) y son los siguientes: dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las encías, fatiga, inquietud y presencia de sangre en el vómito. Las siguientes 24 a 48 horas de la etapa crítica pueden ser letales; hay que brindar atención médica para evitar otras complicaciones y disminuir el riesgo de muerte.
 
No hay tratamiento específico para el dengue.
En caso de dengue grave, la asistencia prestada por médicos y enfermeras que tienen experiencia con los efectos y la evolución de la enfermedad puede salvar vidas y reducir las tasas de mortalidad de más del 20% a menos del 1%. Es decisivo mantener el volumen de los líquidos corporales.
 
No hay vacuna que proteja contra el dengue. Ha sido difícil obtener una vacuna contra el dengue, pero en fecha reciente se han logrado algunos adelantos. La OMS brinda asistencia técnica y orientación a los países y asociados privados para apoyar las investigaciones y evaluaciones en torno a una vacuna. Varias vacunas candidatas se encuentran en ensayos de diversas fases.
 
Hoy por hoy, el único método para controlar o prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores:
·         evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevecillos aplicando el ordenamiento y la modificación del medio ambiente;
·         eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles hábitats artificiales;Imagen
·         cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico:
·         aplicar insecticidas adecuados a los recipientes en que se almacena agua a la intemperie;
·         utilizar protección personal en el hogar, como mosquiteros en las ventanas, usar ropa de manga larga, materiales tratados con insecticidas, espirales y vaporizadores;
·         mejorar la participación y movilización comunitarias para lograr el control constante del vector;
 
·         durante los brotes epidémicos, las medidas de lucha antivectorial de emergencia pueden incluir la aplicación de insecticidas mediante el rociamiento.
Se debe vigilar activamente los vectores para determinar la eficacia de las medidas de control.
 
·         La OMS ofrece apoyo técnico y orientación a los países y para el control eficaz de las epidemias de dengue;
·         apoya a los países para que confirmen los brotes por medio de la red de laboratorios colaboradores;
·         junto con algunos de sus centros colaboradores ofrece capacitación sobre el tratamiento clínico, el diagnóstico y la lucha antivectorial en el plano regional;
·         formula estrategias y políticas basadas en datos científicos;
·         apoya la elaboración de instrumentos nuevos como productos insecticidas y la tecnología para su aplicación;
·         reúne los registros oficiales de dengue y dengue grave de más de 100 países miembros;
·         publica periódicamente directrices y manuales para la prevención y el control del dengue que distribuye a los Estados Miembros.
 
Fuente: OMS / WHO