La Eficiencia de la Picadura del Mosquito

21 02 2017

Fumigaciones PROPARK

Original Title: Aa_5120a.jpg

aedes

 

Para extraer sangre, los seres humanos, hemos inventado instrumentos como la jeringa que se compone de un tubo capilar acoplado a una bomba de succión por vacío.

La naturaleza, otra vez, nos demuestra que estamos muy lejos de llegar a imitarla.

Los mosquitos se alimentan naturalmente de sustancias azucaradas que están en las plantas para reponer compuestos ricos en energía que utilizan como combustible para el vuelo.

Las hembras también necesitan alimentarse de sangre de huéspedes vertebrados para poner huevos fertilizados en ambientes adecuados para su descendencia florezca.

Los mosquitos rastrean el dióxido de carbono que exhalan nuestros cuerpos. A medida que se acercan detectan el calor corporal y sustancias llamadas ácidos grasos volátiles que emanan.

Los ácidos grasos volátiles emitidos por la piel son bastante diferentes. Reflejan las diferencias entre hombres y mujeres, incluso lo que hemos comido. Esas señales son diferentes de persona a persona, pero todavía no se conoce porque los mosquitos prefieren más a unos que a otros.

El sistema gustativo y, más importante, el sistema olfativo, son cruciales para la aptitud de mosquitos en el medio ambiente. Tres grandes apéndices de la cabeza están involucrados en la recepción de las señales químicas del medio ambiente, a saber, las antenas, palpos maxilares y la trompa.

La trompa o probóscide es en realidad un sofisticado sistema de 6 microagujas, que se compone de un labio similar a un canalón que encierra un fascículo.mosquito-aparato-bucal

Cuando un mosquito perfora la piel, una funda flexible de modo de labio llamada labium se pliega y queda fuera mientras empuja las seis partes con forma de aguja que los científicos llaman estiletes.

El fascículo contiene estos seis estiletes o microagujas:

Dos de ellas, los maxilares dentados MX, poseen una estructura muy afilada, que le sirven para perforar la piel como una sierra, sin que nos demos cuenta, requiriendo 3 veces menos fuerza que las microagujas artificiales hechas por el ser humano hasta ahora.

Otras dos, las mandíbulas M, tienen la función de separar los tejidos de la piel mientras la hembra explora el lugar para encontrar un vaso sanguíneo.

La alimentación de sangre de los mosquitos en la piel mostró que la penetración puede ocurrir inmediatamente después de que la labella se pone en contacto con la piel, pero en algunos casos la trompa se puede mover durante algún tiempo antes de que el fascículo penetre la piel y el labrum busque los vasos sanguíneos aparentemente orientado por la recepción de los productos químicos volátiles que hay en estos.

Es de destacar que la sangre humana es rica en compuestos aromáticos volátiles, incluyendo el ácido fenilacético, 4-etilfenol y ácido benzoico.

También, cuando se alimenta de sangre, está inoculando con la saliva sustancias anticuagulantes para agilizar la ingesta y microorganismos patógenos causantes de enfermedades como Dengue, Zika, Chikungunya, Fiebre Amarilla, Malaria, Virus del Nilo, Encefalitis de San Luis.

En el siguiente vídeo se puede observar perfectamente lo descrito anteriormente. Puede configurar la traducción de los subtitulos en español.

http://www.propark.com.ar/2017/02/la-eficiencia-de-la-picadura-del.html

 

Fuente: PubMed Central.

DEEP LOOK, KQED, PBS Digital Studios.





Zika: Otra Enfermedad Transmitida por Mosquitos

4 08 2015

Es una enfermedad causada por el virus ZikaMosquito dengue grande 2 (ZIKAV), un arbovirus del género flavivirus (familia Flaviviridae), muy cercano filogenéticamente a virus como el dengue, fiebre amarilla, la encefalitis japonesa, o el virus del Nilo Occidental.

El virus Zika se transmite por la picadura de mosquitos del género Aedes, tanto en un ámbito urbano, como selvático.

Después de un periodo de incubación de tres a doce días la infección puede cursar de forma asintomática, o sintomática, sin haberse detectado casos mortales hasta la fecha.

En los casos sintomáticos, con enfermedad moderada los síntomas se establecen de forma aguda, e incluyen: fiebre, conjuntivitis no purulenta, cefalea, mialgia y artralgia, astenia, exantema maculopapular, edema en miembros inferiores, y, menos frecuentemente, dolor retro-orbitario, anorexia, vómito, diarrea, o dolor abdominal.

Los síntomas duran de 4 a 7 días, y son auto limitados.

Las complicaciones (neurológicas, autoinmunes) son poco frecuentes, y se han identificado hasta ahora, sólo en la epidemia de la Polinesia Francesa.

No hay vacuna ni tratamiento específico para la fiebre por virus Zika. Por ello el tratamiento es fundamentalmente sintomático.

El tratamiento sintomático y de soporte incluye reposo y el uso de acetaminofén o paracetamol para el alivio de la fiebre. También se pueden administrar antihistamínicos para controlar el prurito asociado habitualmente a la erupción maculopapular.

No se aconseja el uso de aspirina debido al riesgo de sangrado y el riesgo de desarrollar síndrome de Reye en niños menores de 12 años de edad.

Se debe aconsejar a los pacientes ingerir abundantes cantidades de líquidos para reponer la depleción por sudoración, vómitos y otras pérdidas insensibles.

El virus se aisló por primera vez en 1947 en los bosques de Zika, Uganda, en un mono Rhesus durante un estudio sobre la transmisión de la fiebre amarilla selvática.

Aunque la infección en seres humanos se demostró por estudios serológicos en 1952 en Uganda y Tanzania, sólo hasta 1968 se logró aislar el virus a partir de muestras humanas en Nigeria.

En el año 2007 tuvo lugar el primer brote importante de infección por virus Zika en la Isla de Yap, Micronesia en la que se notificaron 185 casos sospechosos, de los que 49 se confirmaron, y 59 se consideraron probables. El brote se prolongó durante 13 semanas, entre abril y julio.

El vector que se identificó como posiblemente implicado fue Aedes hensilii, aunque no se pudo demostrar la presencia del virus en el mosquito.

Posteriormente se registró un brote en la Polinesia Francesa, que inició a final de octubre de 2013.

Se registraron alrededor de 10.000 casos de los cuales aproximadamente 70 casos fueron graves, con complicaciones neurológicas (síndrome de Guillain Barré, meningoencefalitis) o autoinmunes (púrpura trombopénica, leucopenia).

Se llevó a cabo una investigación para determinar la asociación entre estas complicaciones y la co-infección primaria o secundaria por otros flavivirus, especialmente el virus del dengue. Los vectores relacionados fueron Aedes aegypti y Aedes polynesiensis.

En febrero de 2014, las autoridades de salud pública de Chile confirmaron un caso de transmisión autóctona de infección por virus Zika en la isla de Pascua, Chile. La presencia del virus se reportó hasta junio de ese mismo año, y no se volvió a detectar el virus posteriormente.

La misma coincidió con la presencia de otros focos de transmisión en islas del Pacífico: Polinesia Francesa, Nueva Caledonia, e Islas Cook.

El Ministerio de Salud de Brasil confirmó el 14 de Mayo de 2015, la circulación del virus Zika en el país. El Instituto Evandro Chagas confirmó como positivos los exámenes de las 16 personas que se presentaron afectadas por el virus. Hubo ocho muestras de Bahía y ocho Rio Grande do Norte.

Al 18 de Julio de 2015 los estados Brasileros con casos autoctonos confirmados por laboratorio son Roraima, Pará, Maranhao, Piaui, Ceara, Rio Grande do Norte, Paraiba, Pernanbuco, Alagoas, Bahia, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Paraná.

Zika Brazil Casos Autoctonos

Los recientes brotes de fiebre por virus Zika en distintas regiones del mundo, demuestran la potencialidad de este arbovirus para propagarse por los territorios en los que existen vectores potenciales  o sea mosquitos Aedes.

La vigilancia de fiebre por virus Zika debe desarrollarse a partir de la vigilancia existente para el dengue y chikungunya, teniendo en cuenta las diferencias en la presentación clínica.

Dentro de las medidas de prevención y control, aquellas que están orientadas a la reducción de la densidad del vector son fundamentales, dada la alta infestación por Aedes aegypti y la presencia del Aedes  albopictus en la Región y si son efectivas, pueden lograr detener la transmisión.

Determinar las zonas de alto riesgo de transmisión (estratificación de riesgo) y dar prioridad a aquellas donde existan concentraciones de personas (escuelas, terminales de transporte, hospitales, centros de salud, etc.). En esas instalaciones deberá eliminarse la presencia del mosquito en un radio de al menos 400 metros a la redonda.

Organizar campañas de saneamiento intensivo para la eliminación de criaderos.

Aplicar medidas para el control de larvas de mosquitos  con la utilización de métodos físicos, biológicos y químicos.

Se sugiere utilizar tratamiento adulticida a través de fumigación, para eliminar los mosquitos adultos infectados y cortar la transmisión.

Esta es una medida  eficaz cuando la aplica personal debidamente capacitado y con las orientaciones técnicas internacionalmente aceptadas.

Es importante reducir al mínimo el contacto del vector con los pacientes infectados con dengue, chikungunya o virus Zika.

La aplicación de esta medida ayuda prevenir la diseminación del virus y por ende de la enfermedad.

Es necesario educar al paciente, a otros miembros del hogar y a la comunidad acerca del riesgo de transmisión y las medidas para disminuir la población de vectores y el contacto entre el vector y las personas.

Las autoridades de salud pública deben aconsejar a los viajeros que se dirigen a zonas con circulación de dengue, chikungunya y/o Zika virus que tomen las medidas necesarias para protegerse de la picadura de mosquitos, como el uso de repelentes, ropa apropiada que minimice la exposición de la piel y uso de insecticidas o mosquiteros.

Fuente: Organización Mundial de la Salud.

Ministerio de Salud de Brasil.





Dia Mundial de la Salud 2014

7 04 2014

En el Día Mundial de la Salud, que se celebra el 7 de abril de cada año, la Organización Mundial de la Salud llama la atención sobre un problema de salud pública de proporciones globales y lo que hay que hacer para hacerle frente. whd 7 4 2014

El  7 de abril se conmemora el aniversario de la fundación de la OMS en 1948.

El tema del Día Mundial de la Salud 2014 son las enfermedades transmitidas por vectores.

Más de la mitad de la población mundial corre el riesgo de estas enfermedades, que incluyen la malaria, el dengue, la leishmaniasis y la fiebre amarilla.

Las personas más pobres del mundo son los más afectados. Sin embargo, el cambio ambiental y el movimiento rápido y el aumento de personas y bienes en todo el mundo significan que los riesgos son ahora mucho más generalizados.

La campaña del Día Mundial de la Salud 2014 se centra en los vectores, las enfermedades que causan y precauciones simples que todos podemos tomar para protegernos a nosotros mismos y nuestras familias.

¿Qué son los vectores?

Los vectores son organismos pequeños como los mosquitos, chinches, garrapatas, moscas y caracoles de agua dulce, que transmiten la enfermedad de persona a persona y de lugar en lugar.

De vuelta en la década de 1940, el descubrimiento de los insecticidas sintéticos fue un gran avance en el control de las enfermedades transmitidas por vectores. Programas de fumigación de interiores de gran escala a través de los años 1950 y 1960 lograron que muchas de las principales enfermedades transmitidas por vectores bajo control.

A finales de 1960, muchas de estas enfermedades – con la excepción de la malaria en África – ya no se consideraban de importancia primaria de la salud pública. Como resultado, los programas de control cayeron en desuso y los recursos menguaron, dando lugar a una fuerte reducción de los entomólogos y especialistas en el control de vectores de los programas de salud pública.

En los últimos 2 décadas, algunas enfermedades transmitidas por vectores han resurgido o propagarse a nuevas partes del mundo. Tradicionalmente considerado como un problema para los países en los entornos tropicales, las enfermedades transmitidas por vectores suponen una amenaza creciente para la salud pública mundial, tanto en términos del número de personas afectadas y su distribución geográfica.

La lucha contra estas enfermedades requiere un nuevo impulso a escala mundial – desde los organismos de salud pública a nivel mundial, entre los países y dentro de las regiones, en todos los sectores del gobierno, a todos los niveles de gobierno, y dentro de las comunidades y los hogares.

La campaña tiene como objetivo crear conciencia sobre la amenaza que representan los vectores y las enfermedades transmitidas por vectores y estimular las familias y las comunidades a tomar medidas para protegerse a sí mismos.
Las familias que viven en zonas donde las enfermedades se transmiten por vectores saben cómo protegerse a sí mismos.Los viajeros saben cómo protegerse a sí mismos de los vectores y de las enfermedades transmitidas por vectores, cuando se viaja a países donde éstas representan una amenaza para la salud.

En los países donde las enfermedades transmitidas por vectores son un problema de salud pública, los ministerios de salud pusieron en marcha medidas para mejorar la protección de sus poblaciones.

En los países donde las enfermedades transmitidas por vectores son una amenaza emergente, las autoridades de salud trabajan con las autoridades ambientales y relevantes a nivel local y en los países vecinos para mejorar la vigilancia integrada de los vectores y de tomar medidas para evitar su propagación y proliferación.

El lema de la campaña del Día Mundial de la Salud de este año es:
“Pequeñas picaduras, grandes amenazas”RED141 WHO A2 SPAIN AW.indd

Mosquitos, moscas, garrapatas, insectos y caracoles de agua dulce pueden propagar enfermedades que causan la enfermedad grave y la muerte.Enfermedades como la malaria, el dengue, la leishmaniasis y la fiebre amarilla son prevenibles, sin embargo, tienen el mayor impacto en algunas de las personas más pobres del mundo.

Más de la mitad de la población mundial está en riesgo de estas enfermedades. 

El aumento de los viajes, el comercio y la migración hacen que la gente aún más vulnerable.
Usted puede protegerse a sí mismo y a su familia mediante la adopción de medidas simples que incluyen dormir bajo un mosquitero, que llevaba una camisa de manga larga y pantalones y repelentes contra insectos.

El personal de nuestra sede en Ginebra, y en nuestras oficinas regionales y nacionales de todo el mundo ayudan a organizar y participar en actividades diseñadas para generar compromiso, crear conciencia y estimular la acción para enfrentar el problema de las enfermedades transmitidas por vectores.

Compruebe lo que las enfermedades transmitidas por vectores son una amenaza para usted, en casa y antes de viajar.
Hable con su proveedor de atención de salud local.Póngase en contacto con la autoridad de salud local o la autoridad ambiental.
Si es necesario, tomar medidas para protegerse y proteger a su familia contra el contacto con vectores.Participe en las actividades locales.Descubra que actividades están sucediendo en su área local para celebrar el Día Mundial de la Salud y participar, u organizelo Usted!
Organizar reuniones con las autoridades ambientales y educativas para determinar lo que se puede hacer  para proteger a las personas a causa de enfermedades transmitidas por vectores en los países / comunidades.
Distribuir carteles y folletos sobre las enfermedades transmitidas por vectores, lo que se está haciendo por las autoridades para abordar el problema, y ​​lo que la gente puede tomar medidas para protegerse.
Escribe artículos acerca de las enfermedades transmitidas por vectores y sus consecuencias en su país.
Entrevistar a expertos de la salud acerca de las medidas que se están tomando a nivel local / nacional en apoyo de la lucha antivectorial y la protección contra las enfermedades transmitidas por vectores.
Entrevistar a personas en su comunidad que han sido afectadas por las enfermedades transmitidas por vectores.
Unir fuerzas para informar a sus electores sobre qué las enfermedades transmitidas por vectores son un problema de salud global y qué se puede hacer para reducir los riesgos.
Generar grupos de discusión en su comunidad acerca de los pasos que las personas pueden tomar para protegerse de las enfermedades transmitidas por vectores, y para que la gente sepa qué servicios están disponibles.

Mensaje de la Dra. Carissa Etienne, Directora de la PAHO.https://www.youtube.com/watch?v=4FXZfMYuXAA

Fuente: WHO/OMS, PAHO.





Aniversario del Dr. Carlos Juan Finlay

10 03 2014

Fumigaciones PROPARK

Carlos Juan Finlay y Barrés  fue un médico y eminente científico cubano.

Carlos Juan Finlay

Descubrió y describió la importancia del vector biológico a través de la teoría metaxénica de la transmisión de enfermedades por agentes biológicos, aplicándola a la fiebre amarilla transmitida por el mosquito Aedes aegypti.
Fue el más profundo, talentoso e intenso investigador de la fiebre amarilla, y por sus análisis y estudios llegó a la conclusión de que la transmisión de la enfermedad se realizaba por un agente intermediario.
Fue capaz de identificar al mosquito  Aedes aegypti como el agente transmisor de la enfermedad. Sus estudios lo llevaron a entender que era la hembra fecundada de esta especie la que transmitía la fiebre amarilla.
En 1881 fue a Washington, D.C. como representante del gobierno colonial ante la Conferencia Sanitaria Internacional, donde presentó por primera vez su teoría de la transmisión de la fiebre amarilla por un agente intermediario, el mosquito. Su hipótesis fue recibida con frialdad y casi total escepticismo.Mosquito dengue grande 2
De regreso a Cuba  realizó experimentos con voluntarios y no solo comprobó su hipótesis, sino que descubrió también que el individuo picado una vez por un mosquito infectado, quedaba inmunizado contra futuros ataques de la enfermedad.
De ahí nació el suero contra la fiebre amarilla.
Mientras tanto, el doctor William Crawford Gorgas, médico militar que había tratado, sin conseguirlo, de erradicar la fiebre amarilla en Santiago de Cuba, fue nombrado Jefe Superior de Sanidad en La Habana en diciembre de 1898.
A iniciativa de Finlay creó una Comisión Cubana de la Fiebre Amarilla que, siguiendo las indicaciones del médico cubano, combatió al mosquito y aisló a los enfermos. En sólo siete meses había desaparecido la terrible enfermedad de Cuba.
El doctor Gorgas fue finalmente enviado a sanear el Istmo de Panamá a fin de poder completar la construcción del canal; allí aplicó los mismos principios indicados por el doctor Finlay, lo cual permitió terminar esta gran obra de ingeniería.

 

Una placa en el propio Canal de Panamá reconoce la contribución del doctor Carlos J. Finlay en el éxito de esta magna obra.
Fuente: Wikipedia.