Microcefalias y Virus Zika

18 12 2015

Ante Mosquito dengue grande 2el incremento de anomalías congénitas, síndrome de Guillain Barre y otras manifestaciones autoinmunes en zonas donde circula el virus Zika, y su posible relación con este virus, la Organización Panamericana de la Salud y la Organización Mundial de la Salud recomiendan a sus Estados Miembros que establezcan y mantengan la capacidad para detectar y confirmar casos de infección por virus Zika, preparen a los servicios de salud ante una eventual demanda adicional en todos los niveles de atención sanitaria y una demanda más alta de servicios especializados para la atención de síndromes neurológicos, así como también que fortalezcan las actividades de consulta y control prenatal. Se los insta además a que continúen con los esfuerzos para reducir la presencia del mosquito transmisor a través de una efectiva estrategia de control del vector y de comunicación pública.

En octubre de 20Microcefalia15, el Centro Nacional de Enlace de Brasil notificó la detección de un incremento inusual de recién nacidos
con microcefalias, un trastorno neurológico en la que la circunferencia occipitofrontal es menor de acuerdo a lo que corresponde a la edad, raza y sexo, dificultades en la alimentación, llanto en tono agudo, convulsiones, espasticidad de brazos y piernas, retrasos en el desarrollo y discapacidad intelectual, en servicios de salud públicos y privados del estado de Pernambuco, noreste de Brasil.

Hasta el 30 de noviembre de 2015, se registraron 1.248 casos (99,7/100.000 nacidos vivos) de microcefalia, incluido 7 fallecidos, en 14 estados, los cuales están bajo investigación. En 2000, la prevalencia de la microcefalia al nacer en Brasil fue de 5,5 casos/100.000 nacidos vivos y en 2010 de 5,7 casos/100.000 nacidos vivos. Estos datos demuestran un incremento de 20 veces la tasa observada en años anteriores. Los datos son obtenidos a partir del Sistema de Información de nacidos Vivos, Sinac, que capta informaciones epidemiológicas relacionadas a la gestación, nacimiento y malformaciones congénitas, además de las características sociodemográficas de la madre.

Virus Zika y Microcefalias

El 17 de noviembre de 2015 el laboratorio de Flavivirus del Instituto Osvaldo Cruz confirmó la presencia de genoma de virus Zika, a través de la técnica RT-PCR, en fluido amniótico de dos embarazadas de Paraíba, cuyos fetos presentaban microcefalia de acuerdo a la ultrasonografía que se les había realizado.

El 24 de noviembre de 2015, las autoridades de salud de la Polinesia Francesa informaron sobre un incremento inusual de casos de anomalías del sistema nerviosos central en fetos y recién nacidos, registrado durante 2014-2015, coincidente con el brote de virus Zika en las islas. De las 17 anomalías registradas, 12 fueron anomalías fetales cerebrales o síndromes polimalformativos, incluyendo lesiones cerebrales, y 5 neonatos presentaron disfunción del tronco cerebral y ausencia del reflejo de deglución. Ninguna de las mujeres embarazadas refirió clínica de infección por virus Zika, sin embargo, cuatro de ellas presentaron IgG positiva para flavivirus lo que sugiere una posible infección asintomática. Otras investigaciones serológicas están en curso. Sobre la base de la correlación temporal de estos casos con la epidemia por virus Zika en las islas, las autoridades sanitarias de la Polinesia Francesa manejan la hipótesis de que la infección por virus Zika puede estar asociada con estas anomalías si las madres fueron infectadas durante el primer o segundo trimestre del embarazo.

El 28 de noviembre de 2015 el Ministerio de Salud de Brasil estableció la relación entre el incremento de microcefalia en el nordeste del país y la infección por virus Zika tras la detección de genoma del virus en muestras de sangre y tejido de un recién nascido del estado de Pará que presentó microcefalia y otras malformaciones congénitas y que falleció a los 5 minutos de nacer.

La confirmación de la presencia del genoma de virus fue realizada por el Instituto Evandro Chagas de Belem, Pará, laboratorio nacional de referencia para arbovirosis.

De acuerdo al análisis preliminar de la investigación realizada por las autoridades de Brasil probablemente el mayor riesgo de aparición de microcefalias y malformaciones está asociado con la infección en el primer trimestre del embarazo.

Hasta el 28 de noviembre de 2015, el Ministerio de Salud de Brasil notificó tres defunciones asociadas a la infección por virus Zika, que corresponden a dos adultos y un recién nacido.

El primer caso fatal es un adulto, masculino sin trastorno neurológico con diagnóstico de Lupus eritematoso, historia de uso crónico de corticoides, artritis reumatoide y alcoholismo. Ingresó con sospecha de dengue, sin embargo, el diagnóstico final de laboratorio fue infección por virus Zika por la técnica RTp-PCR. Se detectó el genoma del virus Zika en muestra de sangre, cerebro, hígado, bazo y en un pool de vísceras (riñón, pulmón y corazón). Adicionalmente se realizó una secuenciación parcial del virus identificándose virus Zika.

El segundo caso fatal es del sexo femenino, 16 años de edad, del municipio de Benevides, en el estado de Pará. No presentó trastorno neurológico, ingreso al servicio hospitalario con sospecha de dengue. Inició síntomas el 29 de septiembre de 2015 (cefalea, náuseas y petequias) y falleció a finales del mes de octubre. Se confirmó infección por virus Zika a través de la técnica RTp-PCR.

El tercer caso fatal es el recién nacido cuya información se compartió en el apartado anterior.

Hasta el 1 de diciembre de 2015 son 9 los Estados Miembros que han confirmado circulación autóctona de virus Zika: Brasil, Chile (en la Isla de Pascua) Colombia, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Suriname y Venezuela.

La primera circulación autóctona de virus Zika (ZIKV) en las Américas fue confirmada en febrero de 2014 en Isla de Pascua, Chile. La presencia del virus se detectó hasta junio de ese mismo año en esa área.

En mayo de 2015, se confirmaron los primeros casos de transmisión autóctona en Brasil.

Hasta el 1 de diciembre de 2015 un total de 18 estados confirmaron circulación autóctona del virus: Región Norte (Amazonas, Pará, Rondônia, Roraima y Tocantins), Región Nordeste (Alagoas, Bahía, Ceará, Maranhão, Paraíba, Pernambuco, Piauí y Rio Grande do Norte), Región Sudeste (Espírito Santo, Rio de Janeiro y São Paulo), Centro-Oeste (Mato Grosso) y Región Sur (Paraná).

En octubre de 2015 las autoridades de salud de Colombia notificaron la detección del primer caso autóctono de infección por virus Zika en el estado de Bolívar. Hasta la fecha, 26 de las 36 entidades territoriales confirmaron circulación autóctona del virus.

Adicionalmente, en noviembre de 2015, El Salvador, Guatemala, México, Paraguay, Suriname y Venezuela confirmaron casos de transmisión autóctona.

La vigilancia de infección por virus Zika debe desarrollarse a partir de la vigilancia ya existente para el dengue y el chikungunya, teniendo en cuenta las diferencias en la presentación clínica.

Según corresponda a la situación epidemiológica del país, la vigilancia debe estar orientada a: detectar la introducción del virus Zika en un área, monitorear la dispersión de la infección por virus Zika una vez introducida, y vigilar la aparición de complicaciones neurológicas y autoinmunes tanto en adultos como en niños.

En aquellos países sin casos autóctonos de infección por virus Zika se recomienda: Fortalecer la vigilancia basada en eventos para detectar los primeros casos. En base a la experiencia de Brasil y Colombia, deberán estar atentos a la aparición de conglomerados de enfermedad febril exantemática de causa desconocida (en la que se ha descartado infección por dengue, chikungunya, sarampión, rubeola, parvovirus B19), y realizar pruebas de laboratorio para la detección de virus Zika.

Se debe tener en cuenta la posible reactividad cruzada con el dengue en las pruebas serológicas, en particular si ha habido infección previa por dengue. La detección temprana permitirá la identificación de las cepas virales circulantes, la caracterización adecuada del brote y la implementación de una respuesta proporcionada.

En aquellos países con casos autóctonos de infección por virus Zika, se recomienda: Vigilar la tendencia temporal y la diseminación geográfica del virus para detectar su introducción en nuevas áreas del país, Monitorear la aparición de complicaciones neurológicas y autoinmunes en recién nacidos, niños y adultos; así como su posible impacto en la salud pública, Identificar factores de riesgo asociados con la infección por virus Zika, y cuando exista la capacidad, identificar los linajes del virus Zika circulantes.

No hay vacuna ni tratamiento específico para la fiebre por virus Zika. Por esa razón, el tratamiento se dirige al alivio de los síntomas.

El tratamiento sintomático y de soporte incluye reposo y el uso de acetaminofén o paracetamol para aliviar la fiebre. También se pueden administrar antihistamínicos para controlar el prurito asociado habitualmente a la erupción maculopapular.

No se aconseja el uso de aspirina debido al riesgo de sangrado y el riesgo de desarrollar síndrome de Reye en niños menores de 12 años de edad. Tampoco se aconseja el uso de otros antiinflamatorios no esteroideos, por si la causa del cuadro clínico fuera dengue o chikungunya; patologías en las que está contraindicados en sus fases agudas.

Se debe aconsejar a los pacientes ingerir abundantes cantidades de líquidos para reponer la depleción por sudoración, vómitos y otras pérdidas insensibles.

Un control efectivo y operativo del vector transmisor de dengue y chikungunya, brinda las bases técnicas y operacionales para una preparación adecuada frente al virus Zika, debido a que estos virus pueden ser transmitidos por el mismo mosquito, el Aedes.

Dada la alta infestación por Aedes aegypti y la presencia del Aedes albopictus en la Región, se recomienda que las medidas de prevención y control sean orientadas a reducir la densidad del vector, con la aceptación y colaboración de la población local en la adopción de dichas medidas.

Fortalecer las acciones de ordenamiento ambiental, principalmente la eliminación de criaderos del vector en cada domicilio y en áreas comunes de los barrios y ciudades (parques, escuelas, cementerios, etc.).

Organizar campañas de saneamiento intensivo para la eliminación de criaderos en zonas específicas donde se haya interrumpido la recolección regular de basura.

Aplicar medidas para el control de criaderos con la utilización de métodos físicos, biológicos y químicos, en las que participen activamente la familia y la comunidad.

Determinar las zonas de alto riesgo de transmisión y dar prioridad a aquellas donde existan concentraciones de personas (escuelas, terminales de transporte, hospitales, centros de salud, etc.). En esas instalaciones deberá eliminarse la presencia del mosquito en un radio de al menos 400 metros a la redonda.

En zonas donde se detecte transmisión activa o casos importados de dengue, chikungunya o virus Zika, se sugiere utilizar tratamiento adulticida a través de fumigación, para eliminar los mosquitos adultos infectados y cortar la transmisión.

Esta es una medida de carácter excepcional y solo es eficaz cuando la aplica personal debidamente capacitado y de acuerdo con las orientaciones técnicas internacionalmente aceptadas. Este trabajo se llevará a cabo con otras medidas, como las descritas anteriormente.

La fumigación es la principal intervención para interrumpir la transmisión y permite ganar tiempo para consolidar las actividades de eliminación de criaderos de larvas del vector.

Es importante reducir al mínimo el contacto del vector. Se recomienda el uso de repelentes que contienen DEET, IR3535 o Icaridina los cuales se pueden aplicar a la piel expuesta o la ropa de vestir y debe usarse de conformidad estricta con las instrucciones de la etiqueta del producto.

Zika: Otra Enfermedad Transmitida por Mosquitos

 

Fuente: Organización Panamericana de la Salud, PAHO.

Anuncios




Enjambres de Abejas

18 12 2015

Durante la temporada cálida, entre Octubre y Marzo, se produce con
frecuencia la invasión de edificaciones por Apis mellifera scutelatta 2parte de abejas agrupadas a lo que se denomina enjambre

Esto suele generar la alarma de los habitantes ante el riesgo de picaduras, envenenamiento, alergias o anafilaxia.

Las colonias de abejas melíferas se reproducen mediante el aumento del número de abejas individuales y luego dividiendo la colonia.

Cuando una colonia se divide, aproximadamente el 60% de la colmena dejará el nido con la reina existente en busca de una nueva ubicación para construir un nuevo panal.

Este grupo de abejas que salen del nido se conoce como un enjambre.

El enjambre es un fenómeno natural cuando la colonia se vuelve demasiado grande y los recursos son abundantes.

Tienden a enjambrar en primavera, justo cuando las flores producen más néctar. Esto es lógico ya que el enjambre, para partir, necesitará recursos nutricionales significativos para construir un nuevo panal y generar nuevas crías.

Si bien es cierto que las colonias tienden a enjambrar cuando son grandes, hay evidencia para sugerir que el número de abejas en relación con el tamaño de la colmena determina también que se genere un enjambre.

Cuando una colonia vive en hacinamiento, puede ser más difícil, para las abejas obreras, detectar una feromona emanada por la reina para estabilizar la colonia. Esta feromona provoca e inhibe numerosos comportamientos en la colmena. La correspondiente falta de esta feromona envía señales a las obreras para comenzar a criar nuevas reinas.

Antes de que se produzca el enjambre la reina pondrá los huevos fertilizados en células alargadas especialmente construidos llamadas copas de la reina. Las larvas que nacen se alimentan de un tipo de alimento de cría conocido como la jalea real.

A veces varias celdas reales se dejan desarrollar, en cuyo caso las nuevas reinas están en una carrera biológica para salir primero. La primera reina que emerja puede matar a las reinas en desarrollo para eliminar la competencia. Esto no siempre ocurre, y múltiples reinas emergen en sucesión dando lugar a varios enjambres que salen de la colonia madre.

Finalmente, una de las reinas vírgenes recién nacidas se quedará en la antigua colonia y se convertirá en la nueva reina. Esta reina virgen comienza sus vuelos nupciales a los pocos días después de salir, y luego vuela a una zona de apareamiento donde copulará con alrededor de 15 zánganos machos en el transcurso de unos pocos vuelos sucesivos. Después, la nueva reina volverá a la colmena madre y comienza a poner huevos, para aumentar la población de la colonia.

La colonia se somete a una serie de cambios en preparación del enjambre. La reina pierde una gran cantidad de peso corporal, las abejas obreras reducen la cantidad de comida que ofrecen a la reina, que ayudará en su capacidad de volar a un sitio nuevo. Por otra parte, la producción de la puesta de huevos de la reina disminuye significativamente. Otra actividad normal, como la búsqueda de alimento, cesará temporalmente. Un tono audible comienza a desarrollarse entre las trabajadoraAbejas africanizadas enjambres.

La vieja reina toma vuelo y aterriza en una estructura cercana como una rama de un árbol, un poste de luz, un marco de una ventana, etc., y las abejas obreras dan vueltas alrededor de ella, formando un racimo típicamente con un tamaño que puede variar entre los 10 a los 30 centímetros.

El grupo permanece en este lugar, enviando abejas exploradoras a buscar una cavidad adecuada para construir el nuevo nido. Una vez que se encuentra una cavidad tal, que es un proceso que puede durar minutos o hasta 4 días, todo el enjambre vuela al sitio para instalarse.

Si hablamos de apicultura, el enjambre es un factor que afecta enormemente la producción de miel y subproductos, pero, sobre todo, evidencia un mal manejo de las colmenas. El apicultor puede anticiparse a la formación de enjambres y evitarlos aplicando distintas técnicas como la ampliación del espacio de las colmenas o el manejo de reinas.

La abeja de la miel, Apis mellifera, tiene 2 sub especies, la europea y la africana.

Las abejas europeas fueron introducidas a las Américas alrededor del año 1500 por los exploradores europeos. Durante siglos, las abejas europeas se han utilizado por los apicultores por su buena producción de miel, su comportamiento dócil y su reducida producción de enjambres.

Las abejas africanas, Apis mellifera scutellata, fueron traídas a Brasil en la década de 1950 en un esfuerzo por aumentar la producción de miel.

En respuesta a los malos resultados con las abejas europeas en Brasil, Warwick Kerr, un científico brasileño, viajó al sur de África dando lugar a la importación de Apis mellifera scutellata en Brasil en la década de 1950.

Kerr esperaba que, mediante la experimentación y la cría selectiva, la abeja africana se podría hacer manejable y disponible para su uso por los apicultores brasileños.

Por accidente, escaparon de su cuarentena inicial y se cruzaron con abejas europeas dando lugar a un hibrido denominado abeja africanizada.

Después de esto, las abejas africanizadas comenzaron a extenderse a un ritmo de 350 a 500 kilómetros por año, en principio, por todo Brasil para después colonizar otras partes de América del Sur, América Central y Estados Unidos.abeja africanizada y abeja europea

Las abejas africanizadas no se pueden distinguir de las abejas europeas con facilidad, aunque son ligeramente más pequeñas y más negras.

En laboratorio se utilizan análisis morfométricos, como la medición de los patrones de venación de las alas y el tamaño y coloración de varias partes del cuerpo, para determinar la probabilidad de que una colonia dada sea africanizada o totalmente africana.

Para el observador casual, la principal característica de identificación del comportamiento de las abejas africanizadas es su actitud defensiva elevada en comparación con las europeas.

Todas las abejas defienden sus nidos de posibles depredadores, y un ataque por lo general significa que la víctima está demasiado cerca.

Mientras que las razas europeas de abejas pueden atacar a un intruso con, generalmente, no más de 10 a 20 abejas y perseguirlo hasta unos 7 metros, las abejas africanas pueden atacar al mismo intruso con cientos de abejas y perseguirlo hasta una distancia de 40 metros.

El veneno de la abeja de la miel africana no es más potente que el de la europea.

La toxicidad del veneno para provocar la muerte, en ambas especies, se estima en 5 picaduras por kilo de peso corporal de la víctima.

Por lo tanto, sería potencialmente mortal la toxicidad por las picaduras, de 50 abejas sobre una víctima de 10 kilos, de 250 abejas sobre una víctima de 50 kilos, de 500 abejas sobre una víctima de 100 kilos.

En los casos en que la relación picaduras por peso disminuyan, también lo harán sus consecuencias.

En el caso de ser la victima hipersensible al veneno se produce anafilaxia y puede ocurrir con la picadura de una sola abeja.

Existe una diferencia en el número de enjambres que puede haber en un nido según la subespecie de abejas.

Las europeas hasta 2 por año, con mayor número de abejas y necesitan un espacio más amplio para hacer el panal con un volumen de 40 litros y las africanizadas hasta 10 por año, con menor número de abejas y buscan lugares más chicos para hacer el panal con un volumen de 4 a 20 litros y se han encontrado en cajas de medidores de agua, bloques de cemento, llantas viejas, los aleros de las casas, área para parrillas, cavidades en el suelo, y colgando expuesta de ramas de árboles.Apis mellifera

Es importante recordar que las abejas africanizadas polinizan los cultivos y producen miel al igual que otras razas de abejas melíferas.

En general, la gestión de las colonias de abejas africanizadas se ha desalentado en los EE.UU. mientras que es aceptada en América Central y del Sur.

De hecho, algunos países de América del Sur se encuentran entre los productores de miel líderes en el mundo, debido en gran parte a la presencia de abejas africanizadas en el país.

Fuente: Universidad de Florida.