Día Internacional de Lucha contra el Chagas

16 04 2015

vinchucaEl 14 de Abril se conmemora el Día Internacional de Lucha contra el Chagas, fecha que convoca a profesionales y sociedades médicas, y a la población en general, a reflexionar sobre la importancia de tomar conciencia y promover la intervención de políticas públicas que permitan mejorar la calidad de vida de las entre 6 y 8 millones de personas que aún se encuentran afectadas por esta enfermedad en toda Latinoamérica.

Esta cifra es aún más contundente si se piensa en los 70 a 100 millones de habitantes en riesgo de padecerla por las condiciones de vivienda, y 2 millones que padecen enfermedad cardíaca por Chagas. Cada año se cobra 10.000 vidas.

En nuestro país, la relación es bastante similar: 7 millones de habitantes están en riesgo de contraerla, mientras que entre 1.600.000 y 2.500.000 se encuentran infectados, y 350.000 pacientes presentan cardiopatía por Chagas.

La enfermedad lleva el nombre de Carlos Ribeiro Justiniano Chagas, médico brasileño que la descubrió en 1909.

La enfermedad de Chagas se encuentra principalmente en América Latina, pero en las últimas décadas se ha observado con mayor frecuencia en los Estados Unidos de América, Canadá, muchos países europeos y algunos del Pacífico Occidental. Esto obedece sobre todo a la movilidad de la población entre América Latina y el resto del mundo.

En América Latina, el parásito T. cruzi se transmite principalmente por contacto con las heces infectadas de insectos triatomíneos ( Vinchucas ) que se alimentan de sangre. Por lo general, éstos viven en las grietas y huecos de las casas mal construidas en las zonas rurales y suburbanas. Normalmente permanecen ocultos durante el día y por la noche entran en actividad alimentándose de sangre humana.

En general, pican en una zona expuesta de la piel, como la cara, y defecan cerca de la picadura. Los parásitos penetran en el organismo cuando la persona picada se frota instintivamente y empuja las heces hacia la picadura, los ojos, la boca o alguna lesión cutánea abierta.

T. cruzi también se puede transmitir: por alimentos contaminados con el parásito; por ejemplo, por el contacto con heces de triatomíneo; por la transfusión de sangre infectada; por la transmisión de la madre infectada a su hijo durante el embarazo o el parto; por el trasplante de órganos provenientes de una persona infectada; por accidentes de laboratorio.

La enfermedad de Chagas puede tratarse con benznidazol , y también con nifurtimox, que matan al parásito. Ambos medicamentos son eficaces casi al 100% para curar la enfermedad si se administran al comienzo de la infección en la etapa aguda. Sin embargo, su eficacia disminuye a medida que transcurre más tiempo desde el inicio de la infección.

El tratamiento con estos medicamentos también está indicado en caso de reactivación de la infección (por ejemplo, por inmunodepresión), en niños que padecen infección congénita y en los pacientes al principio de la fase crónica.

El benznidazol y el nifurtimox no deben administrarse a las embarazadas ni a las personas con insuficiencia renal o hepática. El nifurtimox también está contraindicado en personas con antecedentes de enfermedades del sistema nervioso neurológicas o trastornos psiquiátricos.

No hay vacuna contra la enfermedad de Chagas. El método más eficaz para prevenirla en América Latina es el control vectorial.

A causa del gran número de animales silvestres que sirven de reservorio a este parásito en las Américas, no puede erradicarse.

La Organización Mundial de la Salud, Médicos sin Fronteras, Mundo Sano y otras siguen pregonando para que los distintos gobiernos trasladen las palabras en acciones concretas.

El Chagas no recibió una especial atención en Latinoamérica mientras afectó poblaciones de gente pobre. Hubo que esperar a que llegara a sitios como Europa o Estados Unidos para que se intensificaran las investigaciones científicas en busca de un tratamiento o una cura.

Recordamos también a Salvador Mazza:

Fue un médico y bacteriólogo argentino que en la década de 1930 estudió y confirmó los insectos vectores de la enfermedad, los hospedantes, la epidemiología y la patogénesis, además de diagnosticar varios cientos de casos y confirmar el carácter endémico de la enfermedad. En 1934, Mazza comenzó el período de descubrimientos masivos de casos de enfermos agudos, lo que constituyó uno de sus mayores aportes.  Así, Mazza terminó con lo que podría denominarse el «período de duda» respecto de la enfermedad, ya que hasta entonces se conocían muy pocos casos de formas agudas. En 1936 junto a C. Benítez describió un síntoma que puede (o no) aparecer al momento de la infección con el tripanosoma, la dacrioadenitis, y por ello se lo denomina signo de Mazza-Benítez.

La labor principal de Mazza en este punto fue el ataque al vector de la tripanosomosis americana, la vinchuca (Triatoma infestans). Por tal motivo alertó a las autoridades que uno de los principales factores para la expansión o existencia de la tripanosomosis y afecciones semejantes se encontraba en las precarias condiciones económicas, educativas e higiénicas de las poblaciones rurales y suburbanas del norte argentino.

Como resultado de su trabajo incansable y de sus descubrimientos, el tema de la tripanosomosis americana se convirtió en central en el VI Congreso Nacional de Medicina de 1939. En 1940, Mazza y Miguel E. Jörg definieron los tres períodos anátomo-clínicos de la enfermedad, definición cuya validez se extiende hasta el presente.

Con todo, ni Mazza ni Jörg pudieron superar las trabas institucionales y políticas impuestas por la sociedad de la época, y la Misión de Estudios de Patología Regional Argentina terminaría por cerrarse doce años después del fallecimiento de Mazza.

En 1942 se contactó con el escocés Alexander Fleming con el objeto de organizar la producción de penicilina en Argentina y un año después obtuvo junto a su equipo la primera producción argentina de tal antibiótico. Sin embargo el gobierno de entonces ignoró los descubrimientos y esfuerzos de Salvador Mazza  y le retaceó de un modo casi absoluto todo apoyo económico, pese a que la producción extranjera de penicilina tampoco estaba disponible ya que casi en su totalidad se utilizaba para atender las necesidades en los campos de batalla de la Segunda Guerra Mundial.

Entrevista a la presidente de Mundo Sano, Silvia Gold.

http://www.continental.com.ar/playermini.aspx?id=2717869

Fuente: Fundación Cardiológica Argentina.

Mundo Sano.

Médicos Sin Fronteras.

Organización Mundial de la Salud.

Wikipedia.
Radio Continental

Anuncios




Dengue en la Ciudad de Cordoba

16 04 2015

Fumigaciones en CordobaEl ministro de Salud, Francisco Fortuna, encabezó la reunión de la sala de situación semanal de dengue y chikungunya, de acuerdo a lo previsto en el Plan de Contingencia ante el brote autóctono registrado en Barrio Observatorio.

Desde el área de Epidemiología informaron que luego de las tareas de control de foco y búsqueda activa de síndromes febriles a partir del primer caso, hasta la fecha (25 de Marzo) se confirmaron 70 casos de dengue autóctono y 25 casos probables.

Se decidió reforzar las tareas de fumigación en función de un cronograma estratégico que se coordinará con las áreas de Ambiente de Provincia y Municipalidad de Córdoba, y también con los municipios del interior.

Todos los casos, tanto confirmados como probables, se circunscribieron hasta ahora a Barrio Observatorio y el único serotipo hallado ha sido el DEN4. No hubo pacientes internados ni complicaciones severas.

Se está interviniendo en un área de alrededor de 300 manzanas, en distintas tareas específicas, que van desde el control de reservorios hasta rociados espaciales.

Esta zona ampliada tiene que ver con el movimiento cotidiano que han realizado las personas contagiadas, ya que –como no habían consultado al médico- siguieron concurriendo a sus trabajos y escuelas pese a los síntomas.

Hay 23 técnicos trabajando en tareas de fumigación y 18 profesionales de Epidemiología que recorren casa por casa  brindando información, investigando nexos epidemiológicos y buscando posibles criaderos de mosquitos.

En Capital, la fumigación se viene realizando en la zona de barrio Observatorio y se amplió a las manzanas aledañas con objetivos preventivos. En el interior provincial, se realizan en las zonas afectadas por las inundaciones y se coordinan futuras tareas de acuerdo a la necesidad de cada localidad.

Las tareas de fumigación se coordinan en forma conjunta entre los ministerios de Salud, Agricultura, la secretaría de Ambiente provincial, la dirección provincial de Aeronáutica y los municipios intervinientes.

La continuidad de los rociados se irá definiendo en función del índice de larvas hallado en los monitoreos aédicos y en los nexos epidemiológicos que vayamos encontrando”, precisó Fortuna.

El ministro pidió a la población estar atentos y acudir a la consulta ante fiebre alta, dolores musculares y erupciones en la piel. “Casi la totalidad de los casos reportados fueron encontrados a partir de la búsqueda activa, estas personas no habían consultado al médico. Necesitamos que ante estos síntomas se acerquen al centro de salud más cercano y que no se automediquen, el compromiso de la gente es clave para minimizar la circulación del virus”.

Al respecto, la secretaria de Prevención y Promoción de la Salud, Marcela Miravet, destacó que en la mayoría de los domicilios donde se encontraron personas con síndromes febriles, se hallaron larvas de mosquito. “Por eso es tan importante seguir insistiendo con eliminar posibles criaderos: baldes, floreros, y cualquier otro recipiente que pueda contener agua limpia y clara”, recordó la especialista.

Desde el Laboratorio Central se precisó que todas las muestras que se estudian para dengue también son analizadas para chikungunya, y hasta el momento no se registraron positivos para esta enfermedad.

El dengue es una enfermedad viral que, al igual que muchas otras, no discrimina sexo ni clases sociales. Todas las personas, en mayor o menor medida, están expuestas a contraer esta afección transmitida por el mosquito el Aedes aegypti.

Para poder disminuir la reproducción del insecto, resulta importante conocer sus hábitos, las condiciones que favorecen su desarrollo o cuánto tiempo vive, entre otras cuestiones a tener en cuenta para actuar con mayor eficacia en las tareas de prevención de la enfermedad.

La cadena de contagio comienza cuando el mosquito pica a una persona infectada. Y sigue cuando el insecto, ahora portador del virus,  pica a otras personas. Como el período de incubación puede durar de tres a 14 días, la persona infectada no siente síntomas inmediatos.

Según estudios realizados en distintos laboratorios del mundo  se ha podido demostrar la persistencia del virus a través de una transmisión transovárica. Esto significa que el dengue puede transmitirse a través del mosquito hembra a sus huevos.

Los neumáticos se convierten en el hábitat preferido para la oviposición del mosquito transmisor del dengue, ya que pueden acumular cantidades de agua suficiente y crear un microclima propicio para su reproducción. Córdoba es una de las ciudades argentinas con mayor parque automotor; dentro de la ciudad existe una enorme cantidad de cubiertas usadas, la principal fuente de ovoposición del mosquito.

Con el arribo de las bajas temperaturas el mosquito transmisor del dengue desaparece.

Ahora, lo que muchos ignoran es que sus huevos pueden mantenerse con vida aún en lugares completamente secos, durante un año, esperando las condiciones climáticas propicias para eclosionar.

Entonces, la llegada del invierno puede convertirse en un arma de doble filo ya que los sistemas de control y las medidas sanitarias y de prevención que la comunidad desarrolla en época de actividad del mosquito tienden a relajarse sobre la falsa creencia de que la amenaza está superada debido al frío.

Es por eso fundamental advertir que las medidas preventivas, aún con bajas temperaturas, deben continuar porque de lo contrario en las estaciones de más calor el problema se agravará.

Los ministerios de Salud y Ambiente comienzan con un cronograma extendido de fumigaciones ante el brote de dengue en barrio Observatorio de la ciudad de Córdoba. El esquema contempla, en esta primera etapa, el rociado de viviendas y calles, que incluyen alrededor de 140 barrios y representa casi la mitad del ejido urbano.

Se recomienda abrir ventanas y puertas de todas las habitaciones (también de placares y roperos), levantar los cubrecamas y correr las cortinas. De esta manera, el técnico podrá fumigar desde las puertas, sin necesidad de ingresar a los hogares.

Es importante tapar jaulas y peceras, guardar cualquier alimento, salir de las viviendas y esperar unos 20 minutos antes de volver a ingresar después del rociado (las personas alérgicas deberían esperar 45 minutos).

El producto utilizado para estas fumigaciones es permetrina, recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y también por la Organización Panamericana (OPS) para este tipo de operativos.

Fuente: Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba.