Infeccíon por Parasitos de Ratas

5 07 2013
Los Angiostrongylus son nematodos (helmintos) que parasitan a mamíferos y viven habitualmente en las arterias pulmonares de las ratas y otros roedores que son sus hospederos definitivos.

rata noruega 302

Con muy pocas excepciones, sus hospederos intermediarios son gasterópodos, o sea, caracoles y babosas y llega a parasitar al ser humano como huésped no habitual.

 
Hasta ahora, en las investigaciones de A. cantonensis en el sur, el sureste y en las regiones del noreste del Brasil se ha encontrado infección natural solo en los caracoles (huéspedes intermediarios) Achatina fulica, Sarasinula marginata, Subulina octona, Bradybaena similaris y Pomacea lineata.
 
El caracol gigante africano, Achatina fulica, es considerado una de las plagas más perjudiciales del mundo. Además del impacto que puede ocasionar sobre la flora y fauna nativa, A. fulica también puede actuar como vector de parásitos de importancia médica y veterinaria. Esta especie puede actuar como huésped de nematodos de Angyostrongylus  cantonensis y costaricensis.Achatina fulica 240
 
Actualmente, la especie se encuentra restringida en zonas urbanas de la ciudad de Puerto Iguazú, limitadas por la frontera con la República Federativa de Brasil y del Paraguay, por un lado, y el Parque Nacional Iguazú, por otro, en la provincia de Misiones.
 
Por el momento no se han encontrado Angiostrongylus en el caracol común de jardín Helix Aspersa.
 
Se han descrito al menos 20 especies del género Angiostrongylus en roedores, carnívoros e insectívoros a nivel mundial; pero sólo dos de ellos afectan al hombre:
 
Angiostrongylus cantonensis, que afecta al sistema nervioso central (SNC) y algunas veces a los pulmones, y
Angiostrongylus costaricensis, que habita las arterias mesentéricas y causa la angiostrongiliasis abdominal en la América tropical.
 
El nematodo A. cantonensis vive habitualmente en las arterias pulmonares de las ratas(Rattus rattus, Rattus norvegicus) y es una de las causas más frecuentes de meningitis eosinofílica en el hombre.
 
Cuando un huésped no habitual (incluyendo al hombre hombre) es infectado, la larva del parásito migra al cerebro, pero en contraste con su hospedero, no alcanza su desarrollo hasta la madurez sexual.
Los parásitos adultos viven habitualmente en las arterias pulmonares de las ratas y otros roedores (hospederos definitivos habituales). 
Las hembras ponen huevos, que eclosionan y producen larvas de primer estadio (L1) en las ramas terminales de las arterias pulmonares. Estas larvas L1 migran hacia la faringe, para ser deglutidas y eliminadas en las heces.
En el medio exterior, las larvas L1 invaden un hospedero intermediario (caracoles o babosas), en el que sufren dos mudas larvarias, por un período aproximado de dos semanas, hasta llegar a convertirse en larvas de tercer estadio (L3), que resultan infectivas para los hospederos definitivos (mamíferos). 
Cuando los hospederos definitivos ingieren el molusco o sus secreciones infectantes, las larvas L3 penetran a través de la pared intestinal, en el torrente sanguíneo y migran fundamentalmente al sistema nervioso central (SNC) en 24 horas, ingresan en la sustancia gris y después de 7 a 9 días llegan a su cuarto estadio; en el SNC hacen su recorrido hacia las meninges, el espacio subaracnoideo donde en el lapso de 7 a 9 días llegan a ser larvas de quinto estadio (L5) o adultos jóvenes. 
Estos adultos jóvenes regresan al sistema venoso para llegar a las arterias pulmonares, donde, después de otras dos semanas, alcanzan la madurez sexual y pueden empezar a depositar huevos.
Existes varias especies de animales que pueden actuar como hospederos paraténicos o de transporte, después de ingerir caracoles o babosas (hospederos intermediarios habituales) infectados.
Transportan en sus organismos las larvas L3, por lo que, al ser ingeridos por un hospedero definitivo, pueden cerrar el ciclo de vida del parásito en la naturaleza. Dentro de estos hospederos paraténicos se han descrito varias especies de planarias, ranas, camarones de agua dulce y cangrejos.
 
Los humanos, al igual que otros mamíferos, son hospederos definitivos accidentales. Pueden adquirir la infección por la ingestión de caracoles o babosas crudas, vegetales contaminados con las secreciones de los moluscos u otros animales (hospederos paraténicos), como cangrejos terrestres o camarones.
 
Aunque este ciclo se completa en los hospederos definitivos habituales (ratas y otros roedores), en los humanos y en otros mamíferos, la migración de los parásitos va a detenerse en el cerebro y más raramente en los pulmones, donde los parásitos morirán, por lo que el ciclo nunca se cierra en ellos.
 
La causa de la muerte en humanos no es, como muchos piensan, el daño directo causado por A. cantonensis, pues llegan más larvas al SNC de los hospederos definitivos (ratas) que al de los accidentales.
Por el contrario, es la respuesta exagerada desencadenada por el hospedero accidental la que induce la enfermedad.
Ésta se basa fundamentalmente en la producción de IgE específica, que es capaz de matar las larvas de Angiostrongylus con la ayuda de las células fágicas, principalmente los eosinófilos. Éstos descargan su contenido, principalmente la neurotoxina, que parece ser, en definitiva, la principal responsable de los daños observados.angiostrongylus
 
 Angiostrongylus costaricensis es un nematodo parásito de la superfamilia Metastrongyloidea.
El hospedero definitivo son roedores, principalmente ratas de las especies Sigmodon hispidus, Rattus rattus y Oryzomys fulvescens.
 
Como hospederos intermediarios encontramos moluscos de la familia Veronicellidae, principalmente Vaginulus plebeius y Phyllocaulis variegatus; no obstante, se ha demostrado que A. costaricensis no presenta alta especificidad por el hospedero, por lo que existe la posibilidad de que otros caracoles y babosas sean portadores intermedios.
 
Se le considera el agente etiológico de la angiostrongiliasis abdominal, un cuadro clínico cuyo síntoma predominante es dolor abdominal, localizado por lo general a nivel la fosa iliaca derecha y acompañado en algunos casos de una masa dura intra abdominal, dolorosa a la palpación, que puede confundirse con una masa tumoral. 
Con frecuencia se presenta fiebre, vómito, anorexia y otros síntomas inespecíficos, los cuales, unidos al cuadro anterior, confunden el diagnóstico con una apendicitis.
En la angiostrongiliasis abdominal las zonas del intestino más afectadas son la región íleo terminal, el ciego, el apéndice y el colon ascendente, los cuales presentan por lo general inflamación, hipertrofia y necrosis. Microscópicamente se pueden observar granulomas de cuerpo extraño con infiltrado de tipo eosinofílico tanto alrededor de los huevecillos como de las larvas del parásito.
 
Con respecto a la infección del ser humano, se dice que ésta se produce al ingerir alimentos y/o agua contaminada con la L3, o bien, cuando de manera accidental se ingiere un molusco infectado.
Como lo hace en su hospedero natural, el parásito logra desarrollarse y alcanzar su madurez sexual, localizándose generalmente a nivel de arterias mesentéricas, en la región ileocecal.
 
Debido a su condición de hospedero accidental, en el ser humano se produce una fuerte reacción inflamatoria a nivel de la pared intestinal que impide que las larvas producidas alcancen el lumen intestinal y puedan ser expulsadas con las heces al medio externo.
 
En los casos más graves esta fuerte reacción inflamatoria, puede conducir a una perforación de la pared intestinal, que hace necesaria la intervención quirúrgica y, en algunos, casos puede incluso conducir a la muerte, llegándose a reportar en la literatura tasas de letalidad desde un 1.8% hasta un 7.4%.
Afortunadamente, lo que ocurre con mayor frecuencia en esta parasitosis es una remisión completa y espontánea de la infección.
 
Fuentes: Departamento de Parasitología, Facultad de Microbiología, Universidad de Costa Rica.
                  Laboratorio de Biología Celular e Helmintologia, Universidad Federal do Pará, Brasil.
                  Laboratório de Malacologia, Instituto Oswaldo Cruz-Fiocruz, Brasil.
                  Servicio de Anatomía Patológica, hospital general  Luis Vernaza, Guayaquil, Ecuador.
                  Facultad de Ciencias Médicas Doctor Miguel Enríquez, Ciudad Habana, Cuba.
Anuncios




Cucarachas que no comen azucar

5 07 2013
El azúcar no siempre es dulce para las cucarachas alemanas.
Blattella germanica 1
En un estudio publicado el 24 de mayo en la revista SCIENCE , entomólogos de la Universidad Estatal del Norte de Carolina, EEUU muestran el mecanismo neural detrás de la aversión a la glucosa , el azúcar simple que es un ingrediente popular en veneno en cebo para cucarachas. La glucosa desencadena receptores amargos en las papilas gustativas de cucarachas, que provocan evitar estos alimentos. Esta aversión tiene una base genética y que eventualmente se extiende a la descendencia, lo que resulta en cada vez más grupos de cucarachas rechazan la glucosa y los cebos elaborados con ella.
 
Esta es otra razón más para la selección correcta de las tradicionales jeringas o cebos en gel para el control de cucarachas teniendo en cuenta que los componentes de atracción son tan importantes como los componentes insecticidas y, obviamente, no deben utilizarse las preparadas para hormigas.
 max force
 
En las cucarachas alemanas normales, la glucosa provoca la actividad de azúcar en las neuronas receptoras gustativas, que reaccionan cuando se expone a los azúcares como la glucosa y la fructosa – Componentes de jarabe de maíz, un ingrediente común en cebo de cucarachas.
“No sabemos si la glucosa en realidad tiene un sabor amargo para las cucarachas con aversión a la glucosa, pero sí sabemos que la glucosa provoca las neuronas receptoras amargas que podrían dispararse por compuestos amargos como cafeína u otros”, dice el doctor Coby Schal, Profesor en Entomología en NC State University y autor de este estudio. “Eso hace que la cucaracha con aversión a la glucosa reaccione y cierre su boca y huya de la glucosa en las pruebas.”
 
En el estudio, los investigadores llevaron a cabo pruebas en la lengua, los apéndices bucales apareados llamados paraglossae. Las pruebas mostraron reacciones electrofisiológicas inesperadas ya que la glucosa estimula tanto las neuronas receptoras de azúcar y amargos, lo que confirma las pruebas de comportamiento.
Pero no es sólo una aversión al azúcar. Las cucarachas expuestas a la fructosa estaban contentas de participar de su dulzura.
Cucarachas con aversión a la glucosa que se vieron obligados a comerla se negaron a ingerir el azúcar, similar a un niño que escupe la comida de sabor amargo. Cucarachas normales, por su parte, estaban dispuestos a comer la glucosa.
 
El coautor del estudio Dr. Jules Silverman, profesor de Entomología de NC State, descubrió la aversión a la glucosa y describió su patrón de herencia hace más de 20 años. “Es muy gratificante que ahora entendemos el mecanismo neuronal que subyace a este comportamiento inusual, de adaptación”.
 
Las cucarachas con aversión crecen más lentamente que las cucarachas normales en el laboratorio, donde no hay estrés nutricional. “Ahora queremos entender cómo este rasgo persiste en la naturaleza, donde el suministro de alimentos es probablemente limitada”, dijo Silverman. “Las cucarachas tienen que adaptarse a un suministro de alimentos variados y poco fiable, y la aversión a la glucosa pone una restricción adicional en la obtención de una adecuada nutrición.”
 
Schal dice que la carrera armamentista en control de plagas ha sido en su mayoría ganada por las plagas al lograr resistencia a los mismos insecticidas. Este trabajo, sin embargo, muestra una carrera armamentista que incluye la resistencia de comportamiento a ciertos tipos de alimentos – en este caso, la glucosa.
“La mayoría de las veces, los cambios genéticos, o mutaciones, causan la pérdida de la función”, dice Schal. “En este caso, la mutación dio lugar a la ganancia de una nueva función – activación de los receptores amargos cuando se introduce la glucosa. Esto le da a la cucaracha un nuevo comportamiento que es increíblemente adaptable. Estas cucarachas acabaron por delante de nosotros en la carrera de armamentos “.
 
En el siguiente video se muestra esta reacción, por un lado las cucarachas normales y del otro las que desarrollaron aversión a la glucosa.
 
Fuente: News Room, North Carolina State University.




10° Jornadas para Empresas de Control de Plagas

5 07 2013
El Martes 14 y el Miércoles 15 de Mayo asistimos a las Décimas Jornadas Técnicas Integrales para Empresas de Control de Plagas auspiciadas por la división Salud Ambiental de la Empresa CHEMOTECNICA.
 Jornadas-2013
En donde se presentaron temas como:
Biología, identificación y manejo de roedores.
La inspección como clave en el manejo integrado de plagas.
Manejo de insectos que atacan la madera.
Control de jejenes en cursos de agua.
Avances en el conocimiento de la resistencia a insecticidas en cucarachas.
Métodos de control de plagas en estados inmaduros.
Manejo de plagas en granos almacenados.
Técnicas de control de hormigas en interiores y peridomicilios.
Higiene rural.
Utilización eficiente de las herramientas en el manejo de palomas.
Investigaciones sobre la chinche de la cama en Argentina.
Situación de las enfermedades transmisibles por vectores.
Que estuvieron a cargo de especialistas como:
Ing. Agr. María Inés Mari ( Argentina )
Med. Vet. Ricardo Ituarte Soto ( México DF, Mexico )
Dr. Ted Granovsky ( Texas, USA )
Dr. Paulo de Tarso R. Vilarinhos ( Brasil )
Tca. Emilia Seccacini y Dra. Claudia Vassena ( CIPEIN, Argentina )
Dr. Roberto Carballo ( Montevideo, Uruguay )
Ing. Agr. Mirko Baraga ( Codoba, Argentina )
Ing. Agr. Agustín Weskamp ( Argentina )
Francisco Nuche ( Gran Bretaña )
Dr. Héctor Coto ( Ministerio de Salud de la Nación, Argentina )
Agradecemos especialmente al Ing. Rodrigo González Llanos de Chemotecnica y a todo su equipo por contribuir a que sigamos capacitándonos y así mejorar cada día el servicio que brindamos a nuestros clientes.




Mosquitos muestran insensibilidad al Off

5 07 2013
El DEET ( N,N-Dietil-meta-toluamida) es uno de los repelentes más efectivos y utilizados a nivel mundial y es el componente principal del tradicional Off.
No obstante, estudios sugieren que determinados ejemplares de insectos no son repelidos por esta sustancia y que éste fenómeno no respondería únicamente a una insensibilidad genética sino también a una conducta aprendida que modificaría la respuesta del insecto ante el repelente.Mosquito dengue grande 2
El DEET es un repelente de probada eficacia y uso común en los últimos 60 años y que puede repeler el 100% de los mosquitos en el laboratorio, las pruebas de semi-campo y campo.
Sin embargo, varios estudios sugieren que existen ejemplares de insectos que no son repelidos por el DEET, por ejemplo ejemplares de mosquitos Aedes aegyti o de la mosca de la fruta Drosophila melanogaster.
Se ha demostrado una base genética, que implicaría cambios en la función del sistema olfativo periférico del insecto, para este cambio de comportamiento en los mosquitos Aedes aegypti y la mosca de la fruta, pero no así en el caso de otro insecto, el triatomino Rhodnius prolixus, que mostró disminución en la respuesta al DEET poco después de una exposición anterior, lo que indica que factores no genéticos, como formas de condicionamiento o comportamientos aprendidos, también pueden estar involucrados en la insensibilidad al repelente.
Para investigar el efecto de una pre-exposición al DEET en los mosquitos Aedes aegypti, científicos británicos expusieron repetidamente hembras de esta especie al DEET, sobre un brazo humano y sobre una fuente artificial de calor, y observaron su comportamiento posterior en la búsqueda de un huésped y sus respuestas electrofisiológicas.
Tres horas después de la pre-exposición los mosquitos mostraron insensibilidad al DEET y la electroantenografía reveló que el cambio de comportamiento está relacionado con una menor respuesta de las neuronas olfativas ante el repelente.
El aumento observado en la insensibilidad al DEET en una segunda exposición, por los mosquitos, inicialmente sugirió que podrían haberse adaptado y fueron capaces de “superar” el efecto natural del repelente. Esto sería consistente con otros estudios que muestran que los mosquitos pueden aprender a responder de manera diferente a los olores para maximizar el éxito de alimentación.
Tanto el mosquito Culex quinquefasciatus, la avispa parasitaria M. croceipes , y el triatomino R. Prolixus pueden aprender a asociar un olor neutro con una fuente de alimentación a través del condicionamiento pavloviano, y adaptar sus preferencias de búsqueda del anfitrión en consecuencia.
El cambio de comportamiento de los mosquitos como resultado de una exposición previa al DEET tiene implicaciones sobre cómo deben ser evaluados y utilizados los repelentes para conseguir una protección personal óptima y una mejor prevención de enfermedades transmitidas por la picadura de estos insectos.
Según los autores del estudio, se debe tener en cuenta la capacidad de los mosquitos de cambiar de respuesta ante un repelente después de una pre-exposición y tenerlo en cuenta al realizar test repetidas veces en insectos en los bioensayos de comportamiento.
También es necesario investigar el tiempo necesario para que los receptores olfativos del insecto vuelvan a la normalidad, para determinar si se produce deshabituación, si el cambio en el olfato es debido a la fatiga del receptor o si existe alguna otra causa.
Finalmente, es estudio apunta que sería igualmente interesante descubrir otros compuestos que puedan tener este efecto en el olfato del mosquito, y conseguir inducir artificialmente una menor respuesta a los atrayentes.
Fuente: PLoS ONE.




Las Moscas transmiten Campylobacter a los Pollos

5 07 2013
La campylobacteriosis es una enfermedad transmitida por alimentos contaminados, entre los que la carne de ave se considera la fuente primaria, causando el 20-30%  de todos los casos, y el 50-80% pueden atribuirse al reservorio del pollo en su conjunto. La incidencia de los casos de campylobacteriosis entre humanos se correlaciona con la la prevalencia de Campylobacter spp. entre los pollos de engorde.
La campilobacteriosis es una forma grave de diarrea que se produce en todo el mundo.pollos cerca
Es una infección del tracto gastrointestinal.
Los síntomas de la infección incluyen diarrea (a menudo incluyendo la presencia de moco y sangre), dolor abdominal, malestar general, fiebre, náuseas y vómitos. La enfermedad normalmente dura de 2 a 5 días, pero puede prolongarse por recaídas, sobre todo en los adultos. Muchas de las personas infectadas no presentan síntomas.
En algunos individuos una artritis reactiva (inflamación dolorosa de las articulaciones) puede ocurrir. Las complicaciones raras incluyen convulsiones por fiebre alta o trastornos neurológicos como el síndrome de Guillain-Barré o meningitis.
La muerte por campilobacteriosis es raro y es más probable en los muy jóvenes, los muy viejos, o los que ya están sufriendo de una enfermedad grave como el SIDA.
Estudios realizados sugieren que las moscas juegan un papel fundamental en la epidemiología de las infecciones por Campylobacter spp. al transmitir la bacteria de fuentes fecales a los pollos en granjas de engorde.
Por otra parte, la estacionalidad de las infecciones en los seres humanos y en las manadas de pollos de engorde es similar con picos de prevalencia durante el verano, al igual que la abundancia de moscas.
Asimismo, estudios han mostrado que las moscas pueden llevar esta bacteria en condiciones naturales, siendo la mosca doméstica (Musca domestica) la especie que con más frecuencia se ha mostrado portadora de Campylobacter spp., y que diariamente cientos de moscas acceden, a través de entradas de ventilación, al interior de las granjas.
La asociación entre moscas y Campylobacter spp. no es sorprendente, ya que las moscas son portadoras naturales de muchos patógenos, incluidos virus, hongos, bacterias y parásitos. Las diferentes especies de moscas pueden albergar hasta 100 especies de microorganismos patógenos y bacterias.
Las moscas domésticas viven en estrecha asociación con los seres humanos y se reproducen en el estiércol animal, los excrementos humanos, la basura y la materia orgánica en descomposición, donde las bacterias son también abundantes.
Las moscas domésticas se consideran vectores de bacterias como Shigella spp., Vibrio cholerae, Escherichia coli, Aeromonas caviae, y Campylobacter spp.moscas 116
 
Las mallas mosquiteras disminuyen la prevalencia de Campylobacter spp en los pollos.
Para probar la hipótesis de que la afluencia de moscas aumenta la transmisión de Campylobacter spp. en los pollos de engorde, investigadores de la Technical University of Denmark instalaron mallas mosquiteras en 10 naves de cría de pollos en Dinamarca y examinaron la prevalencia de la bacteria a largo plazo y durante las diferentes estaciones del año en las naves de prueba durante 4 años (2006-2009).
El resultado fue una disminución estadísticamente significativa, del 51,4% al 15,4%, de bandadas positivas de Campylobacter spp en los espacios con mallas instaladas.
En las naves con mallas mosquiteras, la prevalencia de Campylobacter spp. no se incrementó durante el verano, y a nivel nacional, los investigadores estiman que la prevalencia de Campylobacter spp. en bandadas positivas se podría haber reducido en un 77% durante el verano si las mallas mosquiteras hubieran sido parte de las prácticas de bioseguridad en todas las explotaciones de pollos de engorde de Dinamarca.
Los resultados del estudio se alinean con el dictamen de la EFSA (European Food Safety Authority) sobre la producción de carne de pollos de engorde, en el que se da alta prioridad a la generación de datos a largo plazo sobre las intervenciones de bioseguridad, incluyendo el efecto de las barreras higiénicas y las mallas mosquiteras en ventanas, como manera de reducir la prevalencia de Campylobacter spp. entre las manadas de pollos de engorde.
El Campylobacter es generalmente considerado como una de las causas bacterianas más comunes de gastroenteritis en todo el mundo. pollos granja
Tanto en los países desarrollados y en desarrollo, provocan más casos de diarrea que las bacterias Salmonella.
En los países desarrollados, la enfermedad se encuentra principalmente en los niños menores de 5 años y en adultos jóvenes. En los países en desarrollo, los niños menores de 2 años son los más afectados.
También es una causa frecuente de diarrea del viajero.

OMS, Organización Mundial para laSalud.