Casos de Dengue a Diciembre de 2012

26 12 2012
El dengue es un problema creciente para la Salud Pública mundial debido a varios factores como el cambio climático, el aumento de la población mundial en áreas urbanas de manera acelerada y no planificada, la inadecuada recolección de residuos y la acumulación de recipientes que favorecen la cría de mosquitos.Mosquito dengue grande 2
A estos factores se suman el riesgo por viajes y migraciones a zonas endémicas y el control insuficiente  de  los  vectores,  todos  elementos  que  impactan  en  la  proliferación  de  esta enfermedad.
En Argentina el comportamiento del dengue hasta el momento ha sido epidémico.
Los brotes comenzaron con la introducción del virus por viajeros a países con circulación viral.
Durante los meses de invierno dejaron de registrarse casos entre un año y el siguiente, reemergiendo la enfermedad en algunas zonas durante los meses de altas temperaturas.
Existen cuatro variantes del virus del dengue, los serotipos 1, 2, 3 y 4, y cualquiera de ellos puede producir formas graves de la enfermedad e inclusive la muerte. Si bien no existe una vacuna eficaz para prevenir el dengue, la inmunidad es serotipo-específica por lo que la infección con un serotipo determinado confiere inmunidad permanente contra el mismo.
En todo el país, desde el 1º de septiembre a la fecha se estudiaron 454 pacientes con síntomas compatibles con dengue y 5 de ellos correspondieron a casos confirmados.
En la SE 46 fue asistido y notificado un caso de dengue, en la provincia de Catamarca, con residencia en San Fernando del Valle de Catamarca, sin antecedentes de viaje a zona con circulación viral confirmada y con identificación de serotipo DEN1. No se hallaron otros casos febriles  a  partir  de  la  investigación  epidemiológica.  Los  datos  de  dicha  investigación  y  la evaluación de los antecedentes de viaje del paciente permiten clasificarlo al momento como un caso autóctono.
En la SE 43, se detectó un caso en provincia de Buenos Aires con antecedente de viaje a Haití.
En esa misma  semana  se registró un caso en la provincia  de Corrientes, con antecedente de viaje a República Dominicana.
En la semana 39 se detectó un caso confirmado DEN-1 en CABA, con antecedente de viaje a Colombia.
Y, en la semana 36 se identificó un caso confirmado sin identificación de serotipo en Avellaneda, provincia de Buenos Aires,  que  no registra  antecedente de  viaje  a zonas con circulación viral confirmada. No se reportaron casos relacionados.
Existen antecedentes de casos aislados de dengue en determinadas condiciones ecoepidemiológicas.
Mientras tanto la situación regional sigue mostrando una elevada cantidad de casos.
Bolivia       con 5639 casos confirmados y 39 muertes.
Paraguay  con 29299 casos confirmados y 69 muertes.
Brasil         con 565510 casos confirmados y 247 muertes.
Recuerde que la medida más importante de prevención es la eliminación de todos los criaderos de mosquitos, es decir, de todos los  recipientes que contienen agua tanto en el interior de las casas como en sus alrededores.
Muchos  de  los  recipientes  donde  el  mosquito  se  cría  son latas, botellas, neumáticos, trozos de plástico y lona, bidones cortados, baldes, palanganas, tambores, porta macetas,  bebederos.
O zanjas sin la correcta pendiente como para que circule el agua, que es responsabilidad de las Municipalidades.
Las piletas de natación con la cantidad necesaria de cloro no permiten la cria de larvas de mosquitos.
La fumigación con aplicación de insecticidas es una medida destinada a eliminar a los mosquitos adultos que pueden transmitir el dengue.
Su implementación  siempre debe ser acompañada  por la eliminación de todos los recipientes que acumulan agua en  las casas y espacios públicos.
Anuncios




Peligros con Abejas y Avispas

26 12 2012
Las abejas y avispas son los polinizadores más importantes de las plantas con flores haciendo una tarea indispensable en el ecosistema.
También nos proveen de productos como la miel, la cera, propóleos, etc.Enjambre de Abejas
Lamentablemente cuando anida en las proximidades de las áreas habitadas por el hombre, se transforma en un peligro potencial. En diferentes latitudes son los animales venenosos que producen la mayor cantidad de accidentes en los humanos.
Por esta razón en zonas habitadas se la considera plaga peligrosa, debiendo controlarse, ya sea, trasladando la colmena o, en el peor de los casos, combatiéndola.
La mayoría de las picaduras se producen en los meses de verano.
Los días en que estos insectos muestran mayor agresividad para defender sus nidos o colmenas son los de temperatura por encima de 28 grados Celsius y alta humedad y aún más cuando se aproxima una tormenta.
Se estima que el 50 % de las picaduras de himenópteros se producen practicando actividades de tiempo libre (deporte, caza, pesca, piscinas, jardinería, excursionismo, etc.), el 40 % durante el trabajo (campo,

camoati 172

ganadería, construcción, etc.), el 10 por ciento conduciendo o yendo en vehículos y el 10 % recolectando miel.
Estos insectos provocan en muchos países incluso más muertes que los arácnidos y ofidios.
Entre uno y dos millones de personas en los Estados Unidos son alérgicas al veneno de estos insectos. Cada año, entre 90 y 100 personas mueren a causa de picaduras.
En España, alrededor de 800.000 personas son alérgicas al veneno de estos insectos. La tasa de mortalidad se estima en un 0,4 por millón de habitantes, lo que significa que entre 15 y 20 personas mueren cada año por esta causa.
Las lesiones que pueden conducir a la muerte se presentan por dos mecanismos principales: la anafilaxia y el envenenamiento.
El primer caso se da cuando el sujeto picado es hipersensible al veneno de abeja y el segundo cuando se producen picaduras masivas.
Tras una picadura de abejas o avispas se produce una reacción en la piel que generalmente es de corta duración, con enrojecimiento e hinchazón alrededor del sitio de la picadura, de un diámetro menor de 10 cm, dolor más o menos intenso dependiendo del lugar  seguido de picor,  de unas pocas horas de duración, aunque en algunas ocasiones puede durar más tiempo.
Generalmente estas reacciones aparecen entre las 24 y 48 horas posteriores a la picadura.
Son respuestas de los tejidos a los componentes del veneno con un alto poder farmacológico y enzimático.
En individuos con un buen estado general de salud y no alérgicos al veneno de abeja o avispa, se ha demostrado que se pueden soportar bastante bien de 1 a 25 picaduras.

Cuando se producen de 200 a 300 picaduras simultáneas ocurre una gran

Apis mellifera

intoxicación de todo el organismo con trastornos característicos  como la aceleración del pulso, convulsiones, parálisis, enrojecimiento de la piel,  picazón en el cuero cabelludo, sensación de fatiga y perdida del equilibrio, vómitos,  enrojecimiento de los ojos, y afecciones al sistema respiratorio.
Alergia
El cuerpo humano posee un sistema de defensa llamado sistema inmunológico o inmune que nos defiende de las agresiones del exterior. En situaciones normales, el sistema inmune protege el cuerpo de sustancias nocivas como las bacterias, los virus y las toxinas.
La respuesta inmune funciona como un mecanismo de defensa pero cuando se vuelve inapropiada produce hipersensibilidad o respuesta alérgica. La alergia se presenta cuando el sistema inmune de una persona reacciona frente a sustancias que normalmente son inocuas y que en las personas no alérgicas no producen ninguna respuesta. Estas sustancias son llamadas alérgenos.
La primera vez que un organismo contacta con un alérgeno se produce una estimulación del sistema inmunológico, el cual fabrica un tipo de anticuerpos, la IgE, que son capaces de reconocer a ese alérgeno específico. A este fenómeno se le denomina sensibilización. Así en una segunda o posterior exposición al alérgeno se produce una reacción en cascada que en conjunto constituye la reacción alérgica. Esta reacción alérgica se traduce en diferentes síntomas, cuyo desarrollo depende del alérgeno específico, de la parte del cuerpo donde se presenta el contacto y de la forma en que reacciona el sistema inmune al mismo.
Por tanto para haber alergia a una sustancia debe haber una sensibilización: el alérgeno tiene que haber estado en contacto previamente con el individuo.
Cuando se re-expone a este alérgeno, es decir, cuando un alérgeno entra en el organismo de una persona que tenga el sistema inmune sensibilizado, se dispara la producción de anticuerpos y los tejidos corporales liberan histamina y otras sustancias químicas como parte de la respuesta inmune.
Esto produce manifestaciones cutáneas, respiratorias y cardiovasculares como son prurito, hinchazón de los tejidos que se ven afectados, producción de moco, espasmos musculares, y otros síntomas que pueden variar de gravedad de persona a persona.
 Polistes
Manifestaciones anafilácticas
En individuos alérgicos pueden ser desencadenadas por una única picadura.
Aparecen 2-3 minutos después de la picadura y pueden presentarse simultáneamente con signos cutáneos del tipo de urticaria y signos orgánicos.
El cuadro más grave es el choque anafiláctico, en el que hay hipotensión, que puede ser leve o llegar al colapso vascular total.
Además, puede acompañarse de broncoespasmo, edemas generalizados y edema de glotis.
El 80% de las muertes por choque anafiláctico ocurre dentro de la hora posterior a la picadura.
Otras manifestaciones en diferentes sistemas son: Tegumento: prurito generalizado, eritema, equimosis, urticaria y angioedema.
Aparato respiratorio: rinitis, edema de laringe y árbol respiratorio, que provocan disnea, ronquidos, estridor y respiración asmatiforme. Puede haber broncoespasmo y/o edema de glotis.
Aparato digestivo: prurito en el paladar o en la faringe, edema de los labios, lengua, úvula y epiglotis, disfagia, náusea, cólicos abdominales o pélvicos, vómito y diarrea.
Sistema cardiocirculatorio: la hipotensión es la señal mayor, se manifiesta por embotamiento o insuficiencia postural hasta el colapso vascular total, que puede causar la muerte.
Pueden ocurrir palpitaciones, aleteo auricular y arritmias cardíacas y cuando hay lesiones preexistentes (como arterioesclerosis), infartos isquémicos en el corazón o cerebro.
 
Cuadros de intoxicación
Polibia scutellaris camoatiEste tipo de accidente puede verse en los casos de los ataques de enjambres.Es causada por la acción de los componentes tóxicos del veneno per se cuando se produce la inoculación masiva al recibir el sujeto cientos de picaduras, por lo que no es necesario que medie una sensibilización previa.
La reacción de envenenamiento comienza como una intoxicación histamínica sistémica (por su liberación inducida directamente por la melitina) y con cuadros de hemólisis que provocan anemia e ictericia. Hay rabdomiólisis con mialgias generalizadas, taquicardia, cefalea, náusea o vómito, cólicos abdominales, elevación de creatín fosfocinasa (CPK), deshidrogenasa láctica (DHL), aldolasa y aspartato amino transferasa (AST).
Pueden presentarse trastornos neurológicos con agitación psicomotora, convulsiones y coma, broncoespasmo, edema pulmonar e insuficiencia renal aguda.
Cuando se produce el ataque masivo, la única medida a tomar para prevenir las picaduras es correr 100 ó 200 metros, cubriéndose la cabeza, o sumergirse bajo agua, medidas poco convencionales para prevenir una patología o un accidente pero sumamente útiles en estos casos.
Extracción de aguijon de abeja.
Remoción de aguijones de abejas: se deberá realizar con cada uno de los aparatos venenosos inyectados, quitándolos preferentemente por raspado. Extraer en forma tangencial, por arrastre.
Si la extracción se hace con una pinza o las manos se corre el riesgo de apretar la bolsa de veneno conectada al aguijón e inocular veneno residual en el paciente.
En Buenos Aires, los principales especies que anidan cerca o en las viviendas son:
la abeja común ( apis mellifera )
la avispa papelera ( polistes gallicus )
la avispa camoati ( polibia scutellaris )
 
Control de Abejas y Avispas
Esta tarea se realiza mediante la aplicación de insecticidas líquidos y en polvo en las entradas al nido o, donde es posible, directamente sobre el nido.
El tratamiento químico controlará la totalidad de la colonia, pero no elimina la cera y la miel que pueda quedar en el interior de las cámaras de aire de la doble pared y del cielorraso.
El olor que desprenden estos elementos puede atraer a nuevos enjambres, los que no dudarán en instalarse exactamente en el mismo lugar.
Para evitar esta re-instalación, al finalizar el tratamiento, se deberá sacar el nido o sellar los orificios por los que estaban accediendo estos insectos.




Plásticos con Efecto Insecticida y Repelente

26 12 2012
El proyecto Inseplatex acaba de concluir con éxito después de dos años de trabajos de investigación tras los que se ha conseguido obtener plásticos y tejidos con prolongados efectos repelentes e insecticidas eficaces contra moscas, mosquitos, hormigas y cucarachas.
El reto más importante, financiado por el Ministerio de Ciencia e Innovación, era conservar la integridad de estas sustancias durante la fabricación de los productos para garantizar su liberación controlada y prolongada en el momento en el que llegan al usuario final.
Para ello, los socios del proyecto Inseplatex (AIMPLAS,Tecnalia y Leitat) han desarrollado una nueva metodología para incorporar los repelentes y biocidas en plásticos y tejidos sin que se degraden como consecuencia de los 200 grados a los que se somete el plástico durante los procesos de transformación. Consiste en realizar adsorber estas sustancias en “carriers” adecuados. De esta forma, se regula el tiempo de liberación prolongando la vida útil del articulo final, además de esta manera, cuanta mayor cantidad de insecticida o repelente se añade más prolongado en el tiempo es su efecto.
Tejidos de plástico
Por su experiencia en termoplásticos, AIMPLAS ha sido el centro tecnológico responsable de resolver la fabricación de bolsas de plástico, aunque esta tecnología podría haberse aplicado a otro tipo de artículos, como mosquiteras, contenedores de basura, mobiliario de jardín, tuberías y otras piezas de plástico. Incluso sustituir los repelentes e insecticidas por aromas y perfumes.Inseplatex
Este método es incluso valido para la obtención de hilo o de rafia pudiendo dar lugar a tejidos con capacidad insecticida. Estos tejidos, que pueden tener diferentes velocidades de liberación y menor o mayor duración del efecto.
Potenciales aplicaciones podrían ser: prendas para uso profesional o para situaciones de emergencia como terremotos, campos de refugiados y otras crisis humanitarias, tiendas de campaña, lonas de rafia etc…
AIMPLAS participa junto con los Centros Tecnológicos nacionales CIDEMCO y LEITAT, en el proyecto INSEPLATEX, cuyo principal objetivo es desarrollar plásticos y tejidos con efecto repelente e insecticida.
Esta iniciativa se encuentra apoyada por el Ministerio de Ciencia e Innovación y por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER).
Actualmente, en el mercado existen algunas soluciones de este tipo para textiles, aunque aún con considerables carencias por cubrir. Sin embargo, en los plásticos, no hay experiencias significativas, y representa un gran desafío incorporar ingredientes biocidas a este material, pues deben tenerse en cuenta muchos factores para que el activo se reparta y actúe de manera homogénea en la zona deseada y no se degrade o pierda actividad debido a las condiciones del propio proceso de fabricación, como por ejemplo las altas temperaturas.
Pero sin duda el principal reto del proyecto son las tecnologías destinadas a proporcionar una funcionalidad o prestaciones específicas, es decir, a conseguir que el producto actúe como nosotros queremos y durante el tiempo que queremos.
Un ejemplo práctico podría ser la ropa para uso profesional (EPIs). En este caso la propia acción del calor corporal podría activar la liberación del activo y así, el efecto repelente (pues no sería lógico que esta prenda de ropa repeliera insectos cuando estuviese guardada en un ropero). Esta funcionalidad diseñada ayudaría además a que la duración de los efectos se prolongue en el tiempo.
¿A qué plagas se enfoca?

cucaracha grande 3

Las plagas a las que el proyecto se dirige son tanto insectos voladores como rastreros. En concreto se trabajará con moscas, mosquitos, cucarachas y hormigas. Estos insectos constituyen las plagas urbanas más representativas de nuestro entorno y algunas de ellas son potencialmente peligrosas para la salud humana.
En el caso de las cucarachas, la transmisión de enfermedades a las que se les asocian, es su principal amenaza.
Las hormigas por su lado, representan a una de las plagas emergentes más preocupantes, si bien no se han descrito problemas significativos sanitarios debido a su presencia.
linipithema 14

 

En cuanto a los insectos voladores, tanto las moscas como los mosquitos no sólo son insectos molestos, las moscas son además transmisoras de enferm
edades infecciosas de tipo bacteriano, mientras que en el caso de los mosquitos pueden ser vectores de enfermedades muy peligrosas (malaria, dengue, fiebre amarilla,…).
Aunque estas enfermedades sean llamadas tropicales, la reciente introducción en la zona mediterránea española del mosquito tigre amenaza a nuestra población de un posible riesgo de introducción de este tipo de enfermedades.

Mosquito dengue grande 2

En función del tipo de funcionalidad que se desee para un producto en concreto deberá plantearse un efecto repelente o insecticida.
Tanto en plásticos como en textiles, nos encontramos con multitud de situaciones donde es necesario disuadir o repeler tanto insectos voladores como rastreros (p.e. mosquiteras, cortinas, ropa, bolsas y contenedores de basura, tuberías de desagüe, etc.).

En otras, podría incluso ser interesante eliminar organismos que puedan suponer un nuevo foco de una plaga, como por ejemplo, larvas de mosquitos en contacto con textiles ó plásticos en contacto con el agua.

Fuente: AIMPLAS,Tecnalia y Leitat.