Infestación de PULGAS

26 04 2012
Los modelos epidemiológicos de la infestación por pulgas y las enfermedades que transmiten se están modificando por el aumento de desplazamientos de animales de compañía desde sus lugares de origen a otras zonas, así como por el tan comentado cambio global. De esa manera, la incidencia de ciertas enfermedades de presentación rara podría incrementarse debido tanto al aumento de la importación como al establecimiento de los agentes o sus vectores en áreas hasta el momento no endémicas.

Las lesiones cutáneas pueden favorecer infecciones secundarias por bacterias o por hongos (Malasseziaspp) y producir diversos tipos de dermatitis.
La respuesta inmunitaria, inducida especialmente por la saliva, puede dar lugar a reacciones alérgicas, siendo la más importante la dermatitis alérgica a la picadura de pulgas.
Pueden actuar como vectores de agentes productores de enfermedades en los animales y en los humanos. Estas enfermedades se denominan vectoriales o enfermedades transmitidas por vectores (ETVs).
En la mayoría de los casos, la importancia clínica de las ETV es mayor que la infestación por los vectores que las transmiten.
Pueden transmitir el Tifus murino y otras Rickettsias.
Pueden transmitir la Enfermedad del arañazo del gato, Bartonelosis, causadas por bacterias Bartonella.
Pueden transmitir Dipylidium caninum.
Pueden transmitir la Peste Negra en sus tres variantes pulmonar, septicémica y bubónica causada por la bacteria Yersinia pestis.
Factores abióticos que afectan a la supervivencia de las pulgas
Temperatura (°C)
Efecto sobre las pulgas
Humedad relativa (HR) (%)
Efecto sobre las pulgas
-1
Todas las fases del ciclo vital mueren en un intervalo de 5 días
12
100% de mortalidad de las larvas a 27°C tras una exposición de 24 horas
3
Todos los huevos, larvas y pupas mueren en 5 días de exposición, hasta un 65% de los adultos pueden sobrevivir a esta temperatura con una humedad del 75%.
33
100% de mortalidad de las larvas a 32°C tras una exposición de 24 horas
13
El desarrollo del 50% de los huevos hasta adulto requiere entre 130 y 140 días (75% HR)
50
Menor HR necesaria para la supervivencia de los huevos y el mantenimiento de las larvas a 35°C
21
El desarrollo del 50% de los huevos hasta adulto requiere aproximadamente 40 días (75% HR)
75
HR con el mayor grado de supervivencia y desarrollo para cada fase
27
El desarrollo del 50% de los huevos hasta adulto requiere aproximadamente 24 días (75% HR)
32
El desarrollo del 50% de los huevos hasta adulto requiere aproximadamente 16 días (75% HR)
En aquellos casos de infestaciones graves, es necesario controlar la infestación más rápidamente con una combinación o uso concomitante de productos para el medio ambiente y productos que se administran al animal.
Las infestaciones por pulgas tienen su máxima en verano y otoño, pero diversos estudios han demostrado que puede ocurrir a lo largo de todo el año, y por tanto, podría ser necesario un control permanente.
El control de huevos de pulgas, larvas y pupas en el medio ambiente es importante para minimizar el potencial de desafío tanto en animales como en humanos.
El control medioambiental del interior de las casas incluye el uso de aspiradora de forma regular en todas las habitaciones donde los animales pasen la mayor parte del tiempo y desecho apropiado del contenido de la aspiradora, restricción de acceso a los “puntos calientes” que se hayan identificado y el uso de productos que sean eficaces frente a los estadios inmaduros.
El tratamiento del exterior es difícil, y tratar al animal con un producto que sea eficaz frente a los estadios inmaduros es una manera de reducir la contaminación ambiental. Debe considerarse que los animales silvestres pueden ser una fuente de infestación de pulgas, y por tanto debe observarse la interacción entre animales de compañía y animales silvestres. En general, el control del medio ambiente frente a los estadios inmaduros de las pulgas debe ir siempre acompañado de un tratamiento ectoparasiticida frente a las pulgas adultas en los animales.
En un momento dado, aproximadamente

el 57 % de las pulgas se hallan en la fase de huevo,
un 34 % son larvas,
un 8 % son pupas y
sólo un 1 % son insectos adultos.

Esto deja en claro que cuando existe una infestación de pulgas, los insectos adultos que atacan a personas y mascotas son solo la punta del iceberg de la real infestación que está por venir.
Este ciclo vital puede tener lugar en tan sólo 12 días o durar hasta unos 174 días, dependiendo de las condiciones de humedad y temperatura del ambiente.
Una vez que alcanza a su huésped, la pulga comienza a alimentarse en cuestión de segundos, convirtiéndose en un parásito obligado. La principal causa de muerte de los ectoparásitos viene determinada por las actividades de acicalamiento que efectúan los animales.
Para alimentarse la pulga perfora la piel del huésped e inserta la punta de su epifaringe para extraer la sangre de los capilares. La saliva del insecto, que se introduce por medio del saco salival, tiene un efecto anticoagulante.

Las pulgas se hacen dependientes de una fuente constante de sangre cuando comienzan a reproducirse, porque de lo contrario morirían en un par de días.

La producción máxima diaria de huevos oscila entre los 40 y 50, aunque por término medio son unos 27 huevos diarios durante los primeros 50 días. A lo largo de toda su vida una única pulga hembra puede depositar más de 2.000 huevos
Los huevos eclosionan diseminándose en el ambiente entre 1 y 10 días después de haber sido puestos en el huésped, dependiendo ese tiempo de la temperatura y humedad ambientales (las condiciones ideales son una humedad relativa del 70% y una temperatura de 35ºC).
La pulga C. felis felis tiene tres etapas en este estadio larvario. Las larvas del primer estadio miden unos 2 mm, son delgadas y de color blanco y están cubiertas por unos pelos cortos.
Se alimentan de restos orgánicos y de las heces de las pulgas adultas, que contienen sangre.
Estas larvas son fototácticas negativas y geotácticas positivas. Por lo tanto las larvas en el hogar evitan la luz solar directa y se desplazan hacia debajo de los muebles, de los electrodomésticos y entre las fibras de las alfombras. En el exterior las larvas prefieren las áreas sombrías bajo las basuras, árboles y hojas muertas.
Precisan entre 5 y 10 días para sufrir dos mudas, tiempo en el que crecen hasta un tamaño aproximado de 5 mm.
Las larvas maduras sintetizan una envoltura pegajosa (capullo) en las cuales evolucionan a pupas. Residuos orgánicos se pueden adherir al capullo ayudándole a pasar desapercibido y proporcionándole una excelente protección frente a los insecticidas. Esta fase de pupa dura entre 5 y 9 días.

Pueden sobrevivir hasta unos 140 días si permanecen a salvo de la desecación dentro del capullo. Se cree que la presión física y las condiciones cambiantes de luz, temperatura y de dióxido de carbono son los estímulos que inducen la salida del insectoadulto.

Las pulgas recién salidas pueden sobrevivir en el ambiente entre unos 10 y 62 días, según también la temperatura y humedad del mismo.

Fuente: ESCCAP
Dermatology Online Journal

Anuncios




Moscas y su riesgo sanitario

4 04 2012
Las moscas no son tan sólo una molestia; son portadoras de enfermedades que plantean un serio riesgo sanitario a personas y animales.
En conjunto, es innegable su participación en la transmisión,  tan sólo a humanos, de más de 65 enfermedades, incluyendo fiebre tifoidea, disentería, cólera, poliomielitis, salmonelosis, carbunco, shigelosis, campylobacter, lepra y tuberculosis.
Las moscas sinantrópicas son factores epidemiológicos importantes responsables de la difusión del tracoma entre los lactantes y los niños pequeños, sobre todo en países en vías de desarrollo. Las moscas que van a los ojos, como Musca sorbens, juegan un papel significativo en la transmisión de esta grave infección ocular.
Las moscas no picadoras no son vectores clave de ningún organismo concreto causante de enfermedades, pero debido a sus hábitos alimentarios y reproductivos, así como la estructura de sus patas y piezas bucales, pueden actuar como vectores mecánicos de un amplio abanico de patógenos, que van desde virus hasta helmintos. Las moscas no picadoras provocan una irritación continua al alimentarse de las secreciones de los ojos, nariz y pequeñas heridas de los animales domésticos.
Las moscas picadoras pueden causar incluso una irritación mayor a los animales domésticos, y también son vectores de enfermedades transmisibles.
La mosca doméstica es uno de los insectos más evolucionados, con una reproducción rápida y eficiente. El adulto es omnívoro y sumamente adaptable, y parece ser el insecto “con la mayor capacidad para desarrollar resistencias a los insecticidas a través de la más amplia área geográfica”.
El tratamiento periódico con insecticidas residuales de instalaciones animales condujo a un rápido desarrollo de resistencias. Los factores clave fueron la exposición de generaciones sucesivas de poblaciones a dosis subletales de insecticida.
La exposición se repitió con la descendencia y los rasgos genéticos se reforzaron. Con el tiempo, la selección de la resistencia y de otros factores adaptativos (especialmente la resistencia al invierno) pueden superponerse, de manera que las poblaciones finales resultan resistentes y adaptadas.

Se requiere un conocimiento de las especies de moscas, incluyendo su biología y comportamiento, de los parasitoides y depredadores de éstas como agentes de control biológico, de las técnicas de manejo del estiércol, de los insecticidas adecuados y de las técnicas de aplicación de insecticidas para lograr un control integral y eficiente.

Las moscas son insectos que pertenecen al orden Diptera, que significa “con dos alas”.
Las moscas verdaderas poseen un par de alas que usan para volar. Por detrás de éstas se encuentran dos estructuras en forma de maza o pesa (llamadas halterios o balancines), que son órganos de equilibrio durante el vuelo.

Las moscas presentan una metamorfosis completa, es decir, que su ciclo biológico consiste de los estadios siguientes: huevo, larva, pupa y adulto.
Las más importantes son especies de la familia Muscidae, entre las que se encuentra la mosca doméstica común Musca domestica L.
El número de huevos que maduran en los ovarios en un momento dado asciende a 100-150 (media 120), que serán los depositados en el transcurso de un día si la mosca no es molestada. Los huevos son depositados por la hembra fecundada de 4-8 días después de la cópula.
A diferentes temperaturas, el tiempo requerido por una larva para eclosionar del huevo es a 20 grados de 23 horas y a 30 grados de 10 horas.
El periodo larvario a diferentes temperaturas es a 20 grados de 8 a 10 días y a 30 grados de 5 a 6 días, momento en el cual ingresará al periodo de pupa.
Los tiempos típicos para el desarrollo de pupa a adulto es a 20 grados de 11 días y a 30 grados de 5 días. Una vez finalizada la formación del adulto, éste sale al exterior presionando hacia fuera el extremo anterior del pupario.
La mosca doméstica adulta (de unos 6-7 mm de longitud) es básicamente de color gris.
Como todas las moscas, posee dos alas y un cuerpo dividido en tres partes: cabeza, tórax y abdomen.
El tórax es gris, con cuatro bandas longitudinales oscuras de igual anchura en el dorso. El abdomen presenta costados amarillentos en la mitad basal; la parte posterior es de color negro marronáceo y una línea longitudinal oscura se extiende a lo largo del límite medio del dorso.
Las patas son marrón negruzco. Las alas son prácticamente transparentes y la venación es característica.
La cabeza queda dominada por dos grandes ojos compuestos, de color marrón púrpura, que ocupan sendos lados de la cabeza. La superficie de cada ojo aparece dividida en unas 4000 facetas, cada una de forma hexagonal irregular. Cada faceta representa una unidad visual, de modo que la escena percibida por la mosca es como un mosaico.
Las antenas son importantes estructuras sensoriales que sirven para detectar los movimientos del aire y los olores.
La mosca puede ingerir material alimentario simplemente succionándolo si es líquido o, sirviéndose de sus dientes prostomales, raer la superficie de los alimentos y humedecerla con saliva regurgitada y vómito líquido, para después ingerir el material licuado.
El control de las moscas se ve seriamente dificultado por la gran diversidad de sistemas de producción animal existentes, los cuales a menudo parecen diseñados para favorecer la producción de éstas.
Las especies de moscas, su abundancia relativa y el éxito de las medidas de control dependen en gran medida de las prácticas ganaderas y aviares, en especial de las condiciones de alojamiento de los animales y de los métodos de gestión del estiércol.
Los ciudadanos de la Provincia de Buenos Aires sufren las consecuencias de esta plaga.
Las deficiencias en la fiscalización de granjas avícolas y porcinas por parte de las Municipalidades, el Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible, el SENASA, y los amparos otorgados por la Justicia están haciendo que muchas familias estén en riesgo sanitario además de estar arruinando su calidad de vida.
En Pilar, el caso emblemático es la granja “Plumas Blancas”. Está situada sobre la ruta 28 que une esta ciudad con Gral. Rodriguez.
En el año 2007 la Municipalidad clausuró por decreto sus instalaciones pero por amparos judiciales sigue funcionando hasta el día de hoy ( 2012 ).
Los vecinos que llevaron adelante las denuncias pertenecen a los barrios cerrados Golfer’s y La Emilia.
Otro caso se está dando sobre la ruta 25 que une Pilar con Moreno donde los vecinos del barrio cerrado Casa Blanca sufren la misma invasión de moscas.
Localidades que tienen el mismo problema son:
Brandsen                       http://www.youtube.com/watch?v=hWhvx1H-Bi4
El Pato                           http://www.youtube.com/watch?v=3cc7A_tlgyI
25 de Mayo
Pedernales
Exaltación de la Cruz
En cualquier momento, tan sólo un 15% de una población de moscas existe como moscas adultas, dejando en claro que un buen control se debe iniciar en los lugares donde se depositan los huevos y desarrollan las larvas y adultos.
Fuente:  Novartis.
              Pilar de Todos.
              Vecinos Ruta 28 Pilar.
              América Noticias.
              Info Campo.




La Globalización del Dengue

4 04 2012
En las últimas décadas ha aumentado enormemente la incidencia de dengue en el mundo. Más de 2500 millones de personas —más del 40% de la población mundial— están en riesgo de contraer el dengue. La OMS calcula que cada año se producen entre 50 millones y 100 millones de infecciones por el virus del dengue en el mundo.Imagen
Antes de 1970, solo nueve países habían sufrido epidemias de dengue grave. Sin embargo, ahora la enfermedad es endémica en más de 100 países de lasregiones de África, las Américas, el Mediterráneo Oriental, Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental. Las regiones más gravemente afectadas son el Asia Sudoriental y el Pacífico Occidental.
En 2008, en las regiones de las Américas, Asia Sudoriental y Pacífico Occidental se registraron en conjunto más de 1,2 millones de casos, y en 2010, más de 2,2 millones (según datos oficiales presentados por los países miembros a la OMS). En fecha reciente el número de casos notificados ha seguido aumentando. En 2010, se notificaron 1,6 millones de casos tan solo en la Región de las Américas; 49 000 de ellos fueron de dengue grave.
Además de que el número de casos aumenta a medida que la enfermedad se propaga a nuevas zonas, se están produciendo brotes epidémicos de carácter explosivo.
Europa ya se enfrenta con la posibilidad de brotes de dengue y la transmisión local de la enfermedad se notificó por vez primera en Francia y Croacia en 2010, y se detectaron casos importados en otros tres países europeos.
Cada año, unas 500 000 personas que padecen dengue grave —niños en una gran proporción— necesitan hospitalización. Aproximadamente un 2,5% fallecen.
 
 
El dengue es una infección transmitida por mosquitos que se presenta en todas las regiones tropicales y subtropicales del planeta. En años recientes, la transmisión ha aumentado de manera predominante en zonas urbanas y semiurbanas y se ha convertido en un importante problema de salud pública.
El dengue grave (conocido anteriormente como dengue hemorrágico) fue identificado por vez primera en los años cincuenta del siglo pasado durante una epidemia de la enfermedad en Filipinas y Tailandia. Hoy en día, afecta a la mayor parte de los países de Asia y América Latina y se ha convertido en una de las causas principales de hospitalización y muerte en los niños de dichas regiones.
Se conocen cuatro serotipos distintos, pero estrechamente emparentados, del virus: DEN-1, DEN-2, DEN-3 y DEN-4. Cuando una persona se recupera de la infección adquiere inmunidad de por vida contra el serotipo en particular. Sin embargo, la inmunidad cruzada a los otros serotipos es parcial y temporal. Las infecciones posteriores causadas por otros serotipos aumentan el riesgo de padecer el dengue grave.
 
 
El vector principal del dengue es el mosquitoAedes aegypti. El virus se transmite a los seres humanos por la picadura de mosquitos hembra infectadas. Tras un periodo de incubación del virus que dura entre 4 y 10 días, un mosquito infectado puede transmitir el agente patógeno durante toda la vida.
Las personas infectadas son los portadores y multiplicadores principales del virus, y los mosquitos se infectan al picarlas. Tras la aparición de los primeros síntomas, las personas infectadas con el virus pueden transmitir la infección (durante 4 o 5 días; 12 días como máximo) a los mosquitos Aedes.
El mosquito Aedes aegypti vive en hábitats urbanos y se reproduce principalmente en recipientes artificiales. A diferencia de otros mosquitos, este se alimenta durante el día; los periodos en que se intensifican las picaduras son el principio de la mañana y el atardecer, antes de que oscurezca. En cada periodo de alimentación, el mosquito hembra pica a muchas personas.
 
Mosquito transmisor del DengueImagen
Aedes albopictus, vector secundario del dengue en Asia, se ha propagado al Canadá, los Estados Unidos y Europa debido al comercio internacional de neumáticos usados (que proporcionan criaderos al mosquito) y el movimiento de mercancías (por ejemplo, el bambú de la suerte). Ae. albopictus tiene una gran capacidad de adaptación y gracias a ello puede sobrevivir en las temperaturas más frías de Europa. Su tolerancia a las temperaturas bajo cero, su capacidad de hibernación y su habilidad para guarecerse en microhábitats son factores que propician su propagación.
 
El dengue es una enfermedad de tipo gripal que afecta a bebés, niños pequeños y adultos, pero raras veces resulta mortal.
Se debe sospechar que una persona padece dengue cuando una fiebre elevada (40 °C) se acompaña de dos de los síntomas siguientes: dolor de cabeza muy intenso, dolor detrás de los globos oculares, dolores musculares y articulares, náuseas, vómitos, agrandamiento de ganglios linfáticos o salpullido. Los síntomas se presentan al cabo de un periodo de incubación de 4 a 10 días después de la picadura de un mosquito infectado y por lo común duran entre 2 y 7 días.
El dengue grave es una complicación potencialmente mortal porque cursa con extravasación de plasma, acumulación de líquidos, dificultad respiratoria, hemorragias graves o falla orgánica. Los signos que advierten de esta complicación se presentan entre 3 y 7 días después de los primeros síntomas y se acompañan de un descenso de la temperatura corporal (menos de 38 °C) y son los siguientes: dolor abdominal intenso, vómitos persistentes, respiración acelerada, hemorragias de las encías, fatiga, inquietud y presencia de sangre en el vómito. Las siguientes 24 a 48 horas de la etapa crítica pueden ser letales; hay que brindar atención médica para evitar otras complicaciones y disminuir el riesgo de muerte.
 
No hay tratamiento específico para el dengue.
En caso de dengue grave, la asistencia prestada por médicos y enfermeras que tienen experiencia con los efectos y la evolución de la enfermedad puede salvar vidas y reducir las tasas de mortalidad de más del 20% a menos del 1%. Es decisivo mantener el volumen de los líquidos corporales.
 
No hay vacuna que proteja contra el dengue. Ha sido difícil obtener una vacuna contra el dengue, pero en fecha reciente se han logrado algunos adelantos. La OMS brinda asistencia técnica y orientación a los países y asociados privados para apoyar las investigaciones y evaluaciones en torno a una vacuna. Varias vacunas candidatas se encuentran en ensayos de diversas fases.
 
Hoy por hoy, el único método para controlar o prevenir la transmisión del virus del dengue consiste en luchar contra los mosquitos vectores:
·         evitar que los mosquitos encuentren lugares donde depositar sus huevecillos aplicando el ordenamiento y la modificación del medio ambiente;
·         eliminar correctamente los desechos sólidos y los posibles hábitats artificiales;Imagen
·         cubrir, vaciar y limpiar cada semana los recipientes donde se almacena agua para uso doméstico:
·         aplicar insecticidas adecuados a los recipientes en que se almacena agua a la intemperie;
·         utilizar protección personal en el hogar, como mosquiteros en las ventanas, usar ropa de manga larga, materiales tratados con insecticidas, espirales y vaporizadores;
·         mejorar la participación y movilización comunitarias para lograr el control constante del vector;
 
·         durante los brotes epidémicos, las medidas de lucha antivectorial de emergencia pueden incluir la aplicación de insecticidas mediante el rociamiento.
Se debe vigilar activamente los vectores para determinar la eficacia de las medidas de control.
 
·         La OMS ofrece apoyo técnico y orientación a los países y para el control eficaz de las epidemias de dengue;
·         apoya a los países para que confirmen los brotes por medio de la red de laboratorios colaboradores;
·         junto con algunos de sus centros colaboradores ofrece capacitación sobre el tratamiento clínico, el diagnóstico y la lucha antivectorial en el plano regional;
·         formula estrategias y políticas basadas en datos científicos;
·         apoya la elaboración de instrumentos nuevos como productos insecticidas y la tecnología para su aplicación;
·         reúne los registros oficiales de dengue y dengue grave de más de 100 países miembros;
·         publica periódicamente directrices y manuales para la prevención y el control del dengue que distribuye a los Estados Miembros.
 
Fuente: OMS / WHO